Finanzas

South Beach estrena enclave de lujo en tiempo de crisis

Recibidor del W Hotel de South Beach cerca del lobby.
Recibidor del W Hotel de South Beach cerca del lobby. The Miami Herald

El área de vida nocturna más popular del sur de Florida inauguró otro bar el miércoles. Bueno, en realidad, se trata de seis.

Los nuevos bares forman parte del nuevo proyecto de $500 millones en South Beach de la exclusiva cadena hotelera W Hotels, que tendrá vistas a la playa en todas las habitaciones, condominios que cuestan hasta $8 millones, y media docena de bares. "Se va a beber mucho por aquí'', bromeó Vanessa Poskanzer, portavoz de W Hotels.

Parte del conglomerado Starwood Hotels and Resorts Worldwide, W Hotels entra en el lujoso y activo mercado de Miami Beach en un momento en que la industria hotelera está sufriendo los embates de la recesión. Aunque a los hoteles de Miami Beach les ha ido mejor que a otros en diferentes sitios del sur de la Florida, los precios de las habitaciones de hotel cayeron 11.5 por ciento con relación al año pasado, según la Oficina de Convenciones y Visitantes del Gran Miami.

Directivos de W Hotels dijeron que su hotel en South Beach ya tiene completamente vendidos los fines de semana del mes de julio, impulsados en parte por una oferta inicial de $382 por noche y por un descuento de verano de 20 por ciento para los residentes del sur de la Florida.

Las habitaciones comienzan en $359 por noche para la suite Wonderful y se hacen más caras y más exclusivas a partir de ahí. Una noche en la suite Extreme WOW cuesta entre $7,000 y $12,000.

Incluso los precios más baratos empequeñecen el promedio diario de las habitaciones de los hoteles de la Playa cuyo precio es de $162.67, de acuerdo con las cifras más recientes de la Oficina de Convenciones y Visitantes del Gran Miami.

La propiedad con vista al mar se fundó como un hotel-condominio, con las 408 unidades ofrecidas a propietarios individuales. Poskanzer dijo que los compradores han entregado depósitos en TKT --lo que equivale a un 80 por ciento-- de las unidades, pero no dijo nada sobre cuántas de estas ventas se concretarían. Poskanzer agregó que a los cierres "les ha ido muy bien'', y que todas las semanas se concluyen entre seis y ocho contratos.

En los últimos tiempos, los compradores del sur de la Florida han estado evitando hacer contratos de condominio a medida que la caída en los valores de los bienes raíces ha hecho menos atractivas este tipo de inversiones.

Poskanzer dijo que los compradores han optado por mantener 96 de los condominios fuera del contrato de alquileres del hotel, lo que deja disponibles para huéspedes 312 habitaciones.

Meire Ramos, directora de ventas y mercadotecnia, dijo que hasta ahora los compradores de los condominios han sido en su mayoría hombres, y atribuye el desbalance con relación a las mujeres a la abundancia de instalaciones para hacer ejercicios, entre ellas un tabloncillo de baloncesto llamada Swoosh, y una cancha de tenis llamada Swing. Otras de las instalaciones de una sola sílaba del hotel son el SWEAT, el gimnasio, y WET, sus dos piscinas.

Entre los detalles del hotel se encuentran dos cuadros originales de Andy Warhol a ambos lados de la mesa de recepción, y enormes fotografías de músicos en todos los pisos (en el piso 18 aparece Beyoncé Knowles), y dormitorios que semejan bóvedas de banco porque, según Ramos, "cuando uno abre la puerta, descubre el tesoro de South Beach''.

La construcción del hotel se inició en enero del 2007, casi un año antes que comenzara la recesión. Sin embargo, con una construcción de varios años, el hotel abrirá sus puertas en un clima económico completamente diferente.

"Probablemente se trata de un momento terrible, y lo hubieran construido si lo hubieran sabido'', dijo el especialista en hotelería Scott Brush. "Hace dos o tres años, nadie podía pronosticar una recesión económica mundial, de modo que hay que tratar de aprovechar lo más posible la situación''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios