Finanzas

Un nuevo rostro para un ícono de Manhattan

UNA MAQUETA del emblemático edificio Empire State se exhibía en Nueva York el pasado 8 de septiembre. El famoso rascacielos está siendo remozado para devolverle detalles de su aspecto original.
UNA MAQUETA del emblemático edificio Empire State se exhibía en Nueva York el pasado 8 de septiembre. El famoso rascacielos está siendo remozado para devolverle detalles de su aspecto original. GETTY IMAGES

Los administradores del Empire State Building de Nueva York han destinado más de $550 millones para reformar el que muchos consideran el edificio de oficinas más famoso del mundo y que ahora sufrirá mejoras estéticas y tecnológicas.

Las renovaciones que se anunciaron el miércoles en Nueva York y que ya se están realizando servirán para que el rascacielos, que se inauguró en 1931, luzca con mayor esplendor su estética art deco en lugares como su vestíbulo, donde gracias a otras modificaciones previas pasa ahora inadvertida.

"Se ha realizado la restauración y recreación del famoso vestíbulo art deco que quedó oculto por la modernización que sufrió el edificio en los años 60'', explicaron los gerentes del Empire State, que hablaron de unas reformas que se producen tras dos años de estudios de arquitectos, historiadores y artistas.

Cuando se construyó el edificio, el vestíbulo tenía un elaborado mural que, hecho en aluminio batido con vidriado de oro, rendía tributo a la llamada Edad de la Máquina con una representación de un cielo con soles y estrellas que asemejaban engranajes y ruedas.

Hace cuatro décadas, la instalación de un techo rebajado de paneles acrílicos y luz fluorescente dañó esa obra en un intento por modernizar la arquitectura del edificio, que es hoy el más alto de la Gran Manzana, con 443.5 metros.

También se han instalado dos nuevas arañas de cristal art deco que formaban parte de los planos originales para el diseño del vestíbulo, pero que jamás se llegaron a fabricar.

Catalogado como Monumento Histórico Nacional desde 1986, el rascacielos igualmente experimentará la restauración de sus adornos art deco en los miradores de los pisos 86 y 102.

"Lo que estamos realizando es una transformación que supera las expectativas de los inquilinos comerciales y los agentes inmobiliarios de Nueva York, así como de los millones de personas que visitan nuestro famoso mirador todos los años'', dijo Anthony Malkin, de la compañía W&H, dueña del edificio.

  Comentarios