Finanzas

Goldman Sachs al banquillo de los acusados

Lloyd C. Blankfein, presidente de Goldman Sachs, se alista a testificar hoy, martes 27 de abril de 2010, durante la audiencia parlamentearia que se lleva a cabo en el Capitolio en Washington, DC (EEUU). Los senadores estadounidenses demandan respuestas sobre las causas de la crisis económica de 2008 y 2009 que implica a esta firma. En la querella contra la empresa, la Comisión de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) alega que ésta engañó a sus clientes vendiéndoles títulos de hipotecas que la firma sabía que eran de alto riesgo y caerían en impagos. EFE/Astrid Riecken
Lloyd C. Blankfein, presidente de Goldman Sachs, se alista a testificar hoy, martes 27 de abril de 2010, durante la audiencia parlamentearia que se lleva a cabo en el Capitolio en Washington, DC (EEUU). Los senadores estadounidenses demandan respuestas sobre las causas de la crisis económica de 2008 y 2009 que implica a esta firma. En la querella contra la empresa, la Comisión de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) alega que ésta engañó a sus clientes vendiéndoles títulos de hipotecas que la firma sabía que eran de alto riesgo y caerían en impagos. EFE/Astrid Riecken

Los corredores de Goldman Sachs que ayudaron al banco de inversión a generar miles de millones de dólares en ganancias a partir de apuestas secretas contra el mercado inmobiliario declararon el martes a un panel investigador del Senado que no hicieron nada indebido.

Entre los cuatro corredores, actuales y pasados, estuvo Fabrice Tourre, de 31 años y vicepresidente de Goldman, acusado por la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) el 16 de abril de ayudar a un cliente de Goldman a concretar una transacción en un paraíso fiscal que les costó a dos bancos europeos $1,000 millones.

"Estoy triste y abrumado por lo que sucedió en el mercado'', dijo Tourre. "Pero creo que mis acciones fueron correctas''.

Dan Sparks, ex director del departamento hipotecario de Goldman, declaró al panel que su equipo no tenía ninguna obligación jurídica de informar a los inversionistas que los corredores estaban apostando contra sus propios productos.

"Lamentarme de algo es decir que hice algo indebido, y no he hecho nada indebido'', dijo Sparks. "Eso no significa que no cometimos errores . . . Eso no significa que no hicimos transacciones que no salieron como esperábamos . . . El rendimiento de esas transacciones fue horrible''.

"¿No se lamentan? Ustedes tienen mucho de qué lamentarse'', dijo a los cuatro testigos el senador Carl Levin, demócrata por Michigan y presidente de la Subcomisión Permanente de Investigaciones.

Levin y otros panelistas confrontaron a los testigos con más de 170 mensajes electrónicos y documentos escogidos para mostrar que la firma abandonó con seguridad el mercado de hipotecas de alto riesgo antes de su desplome, al tiempo que ganó miles de millones de dólares en inversiones negativas, o en corto.

Las apuestas de Goldman comprendían la compra de instrumentos financieros complejos que hacen las veces de una póliza de seguros, en que el comprador recibe compensación si la inversión pierde dinero.

A partir de diciembre del 2006, Goldman lanzó una estrategia de reducir sus riesgos en el mercado hipotecario de préstamos de alto riesgo mediante la venta de valores poco seguros y la apuesta contra el mercado y los mismos productos que vendía a sus clientes.

Levin, quien citó el desafío abierto de los testigos a la autoridad del panel en sus declaraciones bajo juramento como una razón más para implementar una reforma normativa, mencionando la respuesta del 4 de octubre del 2007 de Goldman a una investigación de la SEC como prueba que anula las alegaciones de Goldman. En la respuesta, el jefe de Finanzas de Goldman, David Viniar, dijo que durante buena parte del 2007 la firma ‘‘mantuvo una posición neta en corto y por lo tanto estaba en posición de beneficiarse de la baja de los precios en el mercado hipotecario''.

El ex corredor Joshua Birnbaum indicó en su evaluación de personal del 2007 que pudo sacar partido "al temor'' de una debacle en el mercado hipotecario para beneficio del banco de inversiones.

Puesto que "el mundo iba a pensar'' que Goldman continuaría invirtiendo en el mercado hipotecario a largo plazo, escribió, el banco de inversiones debía "invertir el riesgo'' y apostar por la amenazante crisis.

La audiencia, celebrada en un atestado salón del Senado, fue un ejemplo clásico del teatro político de Washington, con manifestantes disfrazados de prisioneros que exigieron condenas de prisión para los ejecutivos de Goldman y docenas de cámaras que siguieron paso a paso la entrada de los testigos.

Cuando los cuatro individuos tomaron asiento --los primeros de siete ejecutivos actuales y pasados de Goldman que deben declarar-- rápidamente percibieron que estaban en medio de una situación en extremo caldeada. Un mar de fotógrafos los rodeó en medio del sonido incesante de los obturadores.

La senadora Claire McCaskill, demócrata por Missouri, les dijo: "Estamos tratando de determinar por qué en mi estado hay tantos desempleados y por qué tantas personas perdieron dinero en sus fondos de pensión''.

Lloyd Blankfein, presidente ejecutivo de Goldman, tiene programado testificar el martes.

Buena parte de las preguntas se hicieron eco de informaciones publicadas en noviembre y diciembre por periódicos de la cadena McClatchy Newspapers de que Goldman había vendido $57,000 millones en valores respaldados por hipotecas de alto riesgo en varias transacciones en el 2006 y el 2007, entre ellos $39,000 millones respaldados por hipotecas adquiridas de manos de otras instituciones, sin informar a los inversionistas que estaban apostando en secreto a que el mercado hipotecario se vendría abajo.

Goldman también vendió miles de millones de dólares en valores de paraísos fiscales que incluyeron hipotecas de alto riesgo. Expertos en valores dijeron a McClatchy en ese momento que esa práctica podría ser fraudulenta porque los inversionistas habrían optado por no comprar los valores si hubiesen sabido que Goldman estaba apostando por el calapso del mercado hipotecario.

La audiencia fue muy contenciosa y los senadores de ambos partidos criticaron con fuerza a los testigos por no responder a sus preguntas o aparentar que no querían contestar.

Uno de los intercambios más acalorados fue entre Sparks, de Goldman, y Levin. Fue sobre una de las transacciones en paraísos fiscales que Goldman vendió, llamada ‘‘Timberwolf," que incluía valores respaldados por hipotecas de alto riesgo, los más vulnerables si el mercado inmobiliario se desplomaba.

Los documentos de Goldman muestran que los vendedores del banco de inversiones recibieron instrucciones de hacer de la venta de Timberwolf una prioridad. En el 2007, Goldman vendió unos $300 millones en valores Timberwolf a un fondo de cobertura que terminó colapsando más adelante ese año.

Un alto ejecutivo de Goldman describió así la transacción: "hombre, esa [transacción] timeberwof (sic) fue una m...." Según la Subcomisión, 94 por ciento de los valores vendidos en la transacción eran de otras transacciones en paraísos fiscales.

El salón se vino abajo en risas, primero con poca fuerza, y después a carcajadas, mientras Levin le preguntaba repetidamente a Sparks sobre el el negocio "de m....." y el mensaje electrónico.

Levin le preguntó: ¿Le informó usted a sus clientes que "era un negocio de m.....?"

"Su prioridad era vender esa m....."

"¿Debe Goldman dedicarse a vender m......?"

En sus declaraciones, Birnbaum dijo que en Goldman hubo un debate vigoroso sobre la dirección que tomaría el mercado inmobiliario. Agregó que nadie de la cúpula directiva le dijo que hiciera "una apuesta direccional'' general contra el mercado hipotecario de alto riesgo, sino simplemente reducir el riesgo en general.

Birnbaum dijo que estaba "muy orgulloso'' de los años que trabajó en Goldman. ‘‘Ofrecimos una liquidez significativa a nuestros clientes en un mercado difícil a la vez que logramos declarar ganancias en ese período'', dijo.

Comparando la investigación del panel con las pesquisas sobre las causas de la Gran Depresión, Levin dijo que lo que los investigadores ven ahora es muy parecido a lo que vieron en los años 30. "Los paralelos son obvios'', dijo Levin.

  Comentarios