Finanzas

Critican condiciones de trabajo de inmigrantes en Carolina del Norte

La delegación de parlamentarios de Gran Bretaña, que visitó el fin de semana los cultivos de tabaco de Carolina del Norte, catalogó el lunes de “decepcionantes” las condiciones laborales y de vivienda de los trabajadores inmigrantes.

“Los trabajadores prácticamente viven en un régimen constitucional de esclavitud. Tienen mejores condiciones los animales y los que están presos que estos trabajadores. Se trata de derechos humanos”, afirmó Ian Lavery, parlamentario por el Partido de Trabajo del Reino Unido.

Lavery, y su compatriota, James Sheridan, formaron parte de una delegación binacional que también incluyó a la congresista demócrata de Ohio, Marcy Kaptur, en el recorrido por varios cultivos en la zona norte de Carolina del Norte, organizado por el Sindicato de Trabajadores Agrícolas (FLOC).

“Lo peor es el tráfico de trabajadores que existe, ya que los inmigrantes deben pagar miles de dólares para llegar aquí, y laborar en condiciones peligrosas, expuestos a pesticidas, sin atención médica, bajos salarios y sin beneficios económicos cuando se enferman”, acotó Sheridan.

FLOC lleva siete años luchando con la compañía RJ Reynolds Tobacco Co., el gran comprador de tabaco en Carolina del Norte, el estado con el mayor número de cultivos de este producto en el país, para que ejerza presión a los rancheros para que mejoren las condiciones de unos 30,000 campesinos, la mayoría provenientes de México y Centroamérica.

Con esta visita, FLOC buscó atraer la atención internacional sobre la situación de los campesinos que trabajan en la industria del tabaco en este estado y presionar a la firma British American Tobacco, que posee el 42 por ciento de acciones de Reynolds American, la empresa matriz de RJ Reynolds Tobacco Co.

Por su parte, Tefere Gebre, director ejecutivo de la Federación Americana de Sindicatos de Trabajo (AFL-CIO), comentó que lo más triste del recorrido fue la historia de un niño de 13 años, ciudadano estadounidense, que desde los 7 años trabaja con su familia para ayudarlos.

“El adolescente quiere terminar la escuela e ir a la universidad pero bajo las condiciones de pobreza de la familia no es posible. Ninguna persona debe trabajar en condiciones deplorables”, afirmó Gebre.

Ambos políticos británicos destacaron que llevarán las conclusiones al Parlamento y discutirán con los empresarios de la British American Tobacco.

  Comentarios