Finanzas

Macri pide al kirchnerismo calmar mercados financieros

Un hombre toma una foto de una pizarra en una casa de cambio de divisas en Buenos Aires, Argentina, el lunes 12 de agosto de 2019. El peso se devaluó fuertemente el lunes en Argentina después de una sorprendente victoria de la oposición en las primarias presidenciales del domingo antes de las elecciones presidenciales de octubre.
Un hombre toma una foto de una pizarra en una casa de cambio de divisas en Buenos Aires, Argentina, el lunes 12 de agosto de 2019. El peso se devaluó fuertemente el lunes en Argentina después de una sorprendente victoria de la oposición en las primarias presidenciales del domingo antes de las elecciones presidenciales de octubre. AP Foto

Tras su derrota en las primarias, el presidente argentino Mauricio Macri pidió el lunes al kirchnerismo señales para calmar los mercados financieros, que se derrumbaron ante el posible regreso del populismo al poder en Argentina.

Tras apuntar a “la falta de credibilidad” del kirchnerismo entre los inversores por el desplome de los activos argentinos en los mercados, exigió a su contrincante --el opositor Alberto Fernández-- “demostrar que hará algo distinto” si su espacio vuelve al poder.

“Hay un problema grave entre el kirchenrismo y el mundo. El mundo económico y político no le confía. Tienen ellos que trabajar para tener una elección más normal en generar esa credibilidad”, dijo. “No es fácil porque ellos ya gobernaron y tienen que demostrar que van a hacer algo distinto a lo que hicieron antes”.

El presidente conservador se manifestó un par de horas después del cierre de los mercados tras una jornada en la cual el peso argentino se devaluó más de 25% contra el dólar, que cotizó en promedio en 58,25 pesos por unidad en bancos y casas de cambio respecto de los 46,55 pesos del cierre del viernes.

El índice Merval, que concentra las acciones líderes de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, cayó 38% mientras un tercio de las empresas argentinas que cotizan en el mercado estadounidense perdieron la mitad de su valor. El Grupo Financiero Galicia, un banco centenario argentino, cayó 60%.

Asimismo, Macri agregó que para las elecciones generales de octubre planea revertir la ventaja que obtuvo Fernández, quien está acompañado en la fórmula por la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

El candidato opositor arrasó en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias para las elecciones generales de octubre con el 47,65%. El conservador Macri obtuvo 32,08%, lo que haría casi imposible que pueda revertir ese resultado y lograr ser reelecto en las generales del 27 de octubre.

“Confío que vamos a revertir este mal resultado de ayer y que vamos tener una elección más pareja en octubre que nos va a permitir ir a una segunda vuelta en la cual la mayoría que no queremos volver al pasado va a acompañarnos”, sostuvo el presidente.

Para ser elegido presidente se necesitan 45% de los votos o al menos 40% y tener una diferencia mayor a 10 puntos porcentuales sobre el segundo candidato más votado. En caso de no alcanzarse esas cifras se celebrará una segunda vuelta en noviembre.

Todos los bancos también se vieron muy afectados durante la jornada, así como las empresas constructoras o que realizan obras de infraestructura. El valor de Loma Negra, que fabrica cemento y presta servicios de transporte ferroviario, también cayó 60%.

“Los inversores creen que el regreso del kirchnerismo puede traer una situación negativa... y si bien Alberto Fernández intentó disipar esos temores, lo cierto es que los inversores se mantenían más cómodos con la continuidad de Macri”, dijo a The Associated Press Matías Carugati, economista jefe de Management & Fit.

Entre esos temores, dijo, están el posible regreso de políticas intervencionistas con restricciones en el mercado cambiario, el cese de pagos de la deuda y el congelamiento de las tarifas de los servicios.

Según Carugati, Argentina está viviendo “una jornada de pánico” y en la medida en que las “dudas persistan” y el gobierno no dé una respuesta contundente “se genera una situación financiera muy delicada”, con una depreciación de la moneda que dispararía la ya elevada inflación.

Un escenario de turbulencia económica también pone en duda el cumplimiento de los compromisos de deuda asumidos por el gobierno.

En 2018 Argentina recibió del Fondo Monetario Internacional un rescate récord por más de 56.000 millones de dólares. Fernández adelantó durante la campaña que renegociará el acuerdo.

“Todos tenemos que entender que el problema mayor que tenemos hoy los argentinos es que la alternativa al gobierno, la alternativa kirchnerista, no tiene credibilidad en el mundo”, insistió Macri. “No tiene la confianza necesaria para que la gente quiera venir a invertir al país. Esto es algo que el kirchnerismo debería hacer autocrítica y tratar de resolverlo y construir esa credibilidad que hoy no tiene”.

El mandatario, que cuenta con el respaldo de Estados Unidos, adelantó de todas formas que instruyó a su equipo económico para que adopte medidas con el fin de “que este proceso electoral no castigue aún más a los argentinos”. No dio detalles de las mismas.

“Hoy hemos tenido un día muy malo. Hoy estamos más pobres que antes de las PASO (primarias abiertas, simultáneas y obligatorias)”, admitió.

En una primera medida que buscar llevar algo de tranquilidad, el Banco Central de Argentina aumentó 10 puntos (hasta 74%) la tasa de interés de las letras de liquidez Leliq --que funcionan como préstamos de una semana que realizan los bancos a la entidad emisora-- y licitó 50 millones de dólares para intentar contener de depreciación del peso.

Más temprano, Alberto Fernández dijo que la reacción negativa de los mercados tiene como único responsable al gobierno. “Es lo que pasa cuando durante tanto tiempo el gobierno no se dice la verdad sobre la economía”, apuntó tras reunirse con la expresidenta en la sede de su fuerza política.

Fernández, exjefe de gabinete de Fernández de Kirchner y de su fallecido marido y antecesor Néstor Kirchner (2003-2007), logró capitalizar en gran parte al descontento por la política de ajuste aplicada por Macri y el deterioro de la situación económica, con un incremento del desempleo y la pobreza, una inflación de más de 47% en 2018 y una proyectada de 40% para este año.

Daniel Kerner, analista de la consultora Eurasia Group, advirtió que “es probable que los próximos meses sean turbulentos con una fuerte reacción negativa del mercado que ya comienza a complicar las perspectivas políticas y económicas”.

“Fernández es probablemente un político bastante pragmático y no será tan radical como lo fue la expresidenta”, señaló el consultor. “Pero es crítico con la política actual, tiene una inclinación más heterodoxa y tendrá que manejar las demandas de los votantes y los de su coalición”.

Su victoria también supone un contrapunto en una región donde en los últimos tiempos se ha producido en varios países un giro político a la derecha.

La dupla de los Fernández ganó pese a que la exmandataria y otros exfuncionarios afrontan múltiples causas por supuesta corrupción. La ex gobernante está procesada en 13 expedientes y encara al menos siete pedidos de detención que no se han puesto en práctica porque cuenta con fueros como senadora.

-----------

Los periodistas de The Associated Press Paul Byrne, Yesica Brumec, Yesica Fisch, Charles Sheehan colaboraron en esta nota.

  Comentarios