Finanzas

El alma de la empresa familiar

Elaine King
Elaine King Cortesía

Cuando hablamos del alma de la empresa familiar no podemos olvidarnos de lo más importante: el espíritu que lo alimenta es el resultado del sueño de una persona hecho realidad. Todas las grandes sagas empresariales tienen ese denominador común que mueve a su fundador a iniciar un proyecto, una ilusión, una misión o, sencillamente, una visión que compartir con el mundo. Son muchsos los elementos que caracterizan el alma de la empresa familiar, hoy nos centrarnos principalmente en tres:

▪ Reconocer el sueño o pasión del fundador como el inicio de toda gran empresa familiar. Un buen ejemplo de ello es la familia Phipps. Henry Phipps fundó Bessemer Trust para gestionar las ganancias obtenidas por su empresa Carnegie Steel Company (una de las grandes productoras de acero en USA). Phipps sabía la importancia de incluir a la familia en la gestión empresarial y les dejó escrito un gran legado describiendo su visión para los siguientes 100 años.

▪ Conocer los valores de la empresa familiar, conseguir que éstos sean transmitidos de generación a generación como parte del legado, pero hacer que estos evolucionen. Es imprescindible que las familias estén actualizadas y sean capaces de adaptarse a las circunstancias. Solo así las empresas sobreviven. Es el caso de la familia que inventó la Scooter en la Segunda Guerra Mundial como solución para conseguir que los soldados que caían al campo de batalla desde los paracaídas consiguieron reubicarse lo antes posible. Este modo de adaptación continua es la mejor de las soluciones para la supervivencia de la empresa familiar.

▪ Fortalecer la comunicación familiar y empresarial respecto al espíritu o alma de la empresa. Una buena sucesión consiste en formación de los futuros sucesores, colaboradores, accionistas, directores; y la toma de decisiones que beneficien al grupo con actividades de impacto en la comunidad. Un claro ejemplo es la familia Rockefeller. El sentido de comunidad, el gobierno familiar y el orgullo de formar parte de ella son las claves para conseguir que las siguientes generaciones sientan que son parte de la empresa familiar priorizando el impacto que generarán en el mundo.

Estos tres elementos son necesarios para la sostenibilidad de la empresa familiar, aka: el alma del negocio que el fundador inició. “Quiero darte alas para volar y raíces para no olvidar”, decía Rolando Yñigo. Es por ello que hay que educar a las familias sobre la importancia de la correcta transmisión de valores a través de una adecuada estrategia de gobierno familiar.

Elaine King es experta internacional en finanzas familiares, educación financiera.

Twitter: @elainekingfp

  Comentarios