Inmigración

Batida a portadores de papeles de trabajo falsos

S. GAMBOA y

A. GARAY / AP

E

mpleadores en todos los Estados Unidos se disponen a despedir a los trabajadores con tarjetas de Seguro Social dudosas, para evitar verse mezclados en la creciente campaña del gobierno federal en la detección de indocumentados en los centros de trabajo.

El Departamento de Seguridad Interior anunciará pronto nuevas normas para los patronos a los que se notifique cuando el nombre o número de Seguro Social de un empleado sean detectados como falsos por parte de la Administración del Seguro Social.

La norma requiere a los empleadores que despidan a las personas cuya situación legal no puedan verificar o que en un plazo de 60 días no puedan solucionar las discrepancias entre el número de la Seguridad Social que aparece en la planilla de la declaración fiscal de ingresos, conocida por su abreviatura inglesa de W-2, y el banco de datos del organismo gubernamental.

Los empleadores que no cumplan estas normas podrían recibir multas de $250 a $10,000 por cada trabajador indocumentado y por cada incidente.

La Administración de la Seguridad Social ha enviado desde hace años cartas de ''inconsistencias'' a trabajadores y sus empleadores notificándoles de las discrepancias en los documentos de identificación.

Esas cartas no eran compartidas con otros organismos gubernamentales debido a las leyes de privacidad.

Aunque la ley le prohibe a los empleadores contratar a trabajadores indocumentados, su responsabilidad en el caso de las cartas concluía con la notificación de las discrepancias a los trabajadores afectados.

Además, muchos empleadores fueron aconsejados por los abogados de que no despidieran a un trabajador por el mero hecho de recibir esas cartas, ya que las discrepancias podrían deberse a un error gráfico en el número o nombre, un error de computación, o un cambio de nombre que no fue debidamente comunicado después de contraer matrimonio u otras razones.

La Agencia de Inmigración y Aduanas, parte del Departamento de Seguridad Interior, ''va a ser muy dura y contundente en la aplicación de la ley'', afirmó el vocero de Seguridad Interior Russ Knocke.

El funcionario agregó que ``habrá más redadas en lugares de trabajo. Y no serán toleradas más excusas''.

  Comentarios