Inmigración

Hermanos Gómez podrían quedarse hasta el 2009

Los hermanos Juán y Alex Gómez.
Los hermanos Juán y Alex Gómez.

WASHINGTON

J

uan y Alex Gómez, los hermanos de Kendall que han estado luchando contra órdenes de deportación, pudieran permanecer en Estados Unidos hasta el 2009, según una proyecto de ley presentado por el senador Chris Dodd, según dijo el abogado de los hermanos ayer.

Dodd, demócrata por Connecticut que aspira a la nominación presidencial, presentó el lunes un proyecto de ley que respalda a los dos estudiantes colombianos, dijo Cheryl Little, directora ejecutiva del Florida Immigrant Advocay Center.

''Es la noticia que estábamos esperando'', dijo Little. ``Al fin Juan y Alex pueden tener algo parecido a una vida normal, aunque todavía tenemos una pesada tarea por delante''.

En la mayoría de los casos, un proyecto de ley como el presentado por Dodd suspende los procedimientos de deportación durante el resto del término del Congreso. El término en vigor concluye en el 2009, lo que da a los abogados la oportunidad de seguir con la apelación de toda la familia.

Little dijo que ese tiempo adicional también permitirá que los defensores de los inmigrantes cabildeen a favor de la llamada Ley Dream Act, que contempla ofrecer a los estudiantes indocumentados que han crecido en Estados Unidos, como los Gómez, la oportunidad de recibir la residencia.

Los detractores consideran el proyecto de ley una forma de amnistía y pronostican que no se aprobará.

''La consideramos una amnistía, y que como tal estimularía más a los padres a poner en peligro a sus hijos trayéndolos ilegalmente'', dijo Carolina Espinosa, portavoz de NumberUSA, una organización sin fines de lucro que trabaja para reducir la inmigración.

Dodd decidió tratar de ayudar a los jóvenes de Kendall después de visitarlos en Miami cuando asistió a foro presidencial transmitido por la televisión en español. Sus padres trajeron a los hermanos Gómez cuando eran muy pequeños y se quedaron después de vencérseles la visa.

La reunión con Dodd la gestionó la cabildera republicana Ana Navarro, que dijo que habló con el representante Lincoln Díaz-Balart, republicano de Miami, que también se opone a la deportación de los hermanos. Sus defensores tenían la esperanza de conseguir la ayuda de algún senador y Navarro sabía que varios demócratas se alojarían en el Hotel Biltmore en Coral Gables para el foro presidencial.

''Le pregunté a Lincoln que qué opinaba si yo abordaba a cualquier senador que viera entrar, y él me dijo que era buena idea'', dice Navarro, cuyo novio, Gene Prescott, es dueño del hotel.

Navarro dijo que pudo hablar con Dodd y éste accedió a conocer a los hermanos.

Dodd aboga desde hace mucho tiempo por levantar el embargo a Cuba y las restricciones a los envíos de dinero a la isla.

También preside la Subcomisión de las Américas de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y se ha reunido con 49 jefes de Estado de Latinoamérica y del Caribe en las últimas dos décadas, según su campaña. Dodd también aboga por leyes que permitan a los inmigrantes ilegales hacerse ciudadanos estadounidenses.

Alfredo Durán, abogado de Miami que respalda a Dodd y su posición sobre Cuba, dijo que no le sorprendió que el senador hiciera algo por los Gómez.

''El senador siempre ha promovido la solución del problema de la inmigración en este país'', afirmó.

``Estos muchachos han vivido toda su vida en Estados Unidos y no tienen absolutamente ningún nexo con su país de origen. . .Es algo justo.''

Ninguno de los dos senadores de la Florida --el demócrata Bill Nelson y el republicano Mel Martínez-- han tenido participación alguna en el caso. Nelson es copatrocinador del Dream Act, mientras que Martínez dijo que no pensaba que era apropiado adjuntar una propuesta de reforma migratoria a un proyecto de ley de gastos de defensa.

``Esto se trata de dar aumentos de salario a nuestros hombres y mujeres en las fuerzas armadas, y los temas que necesariamente tienen que recibir la mayor atención posible, y no deben perder visibilidad por un tema tan controversial''., dijo Martínez.

``También estoy muy reticente a una reforma de inmigración a pedazos. No creo que tenga mucho sentido''.

El proyecto de ley de Díaz-Balart para detener la deportación de los hermanos todavía no se ha escuchado a nivel de comisión, como se exige. El legislador planea participar en una manifestación con partidarios del Dream Act en Washington hoy.

  Comentarios