Inmigración

Miles esperan ganar la Lotería de Visas

Con la convicción de que su sueño se hará realidad y a sólo horas de que termine este mediodía el plazo para inscribirse en la Lotería de Visas, Andrea Pineda acudió ayer por la tarde a la sede de la Organización Francisco Morazán, en la Pequeña Habana.

Pineda, una hondureña de 80 años, dijo que sólo faltaba su hermana, 10 años mayor que ella, para que toda su familia esté reunida en Estados Unidos.

Mientras tanto, Mariana Pineda aguarda en Tegucigalpa, la capital de esa nación centroamericana.

'Quiero montarme en el avión', me dice ella todo el tiempo, y estoy aquí porque la vengo a inscribir, porque lo que más quiero en la vida es tenerla a mi lado'', dijo Pineda, apoyándose en su bastón, y a punto de llorar.

''¿Vé cómo es ella?, ``¡tiene fé!'', exclamó su hijo mayor, Juan O'Hara, quien se hallaba sentado a su lado. ''Mi madre es lo más sagrado para mí. Estuve 20 años sin verla. Se ponía a llorar cada vez que nos hablábamos y creo que fueron esas lágrimas las que la trajeron a casa'', afirmó. ''Ahora sólo falta mi tía Mariana'', agregó O'Hara, de 45 años.

En el vestíbulo del pequeño salón de la organización comunitaria, un gran retrato de la Virgen de Suyapa parecía acompañar a las decenas de personas que aguardaban su turno. Desde niños hasta ancianos, de diferentes orígenes, pero con un mismo sueño: ganar la Lotería de Visas.

Sentada muy cerca de Andrea Pineda, la joven cubana Yoslaindis Castañeda aguardaba su turno. Llevaba un papel con los nombres y las fotografías de sus padres José Ramón y Rosa, su hermana Adianis y su sobrinita, Lía, para inscribirlos en la Lotería de Visas. ''Yo vine en balsa hace año y medio. Durante el viaje tuve miedo y le pedí a Dios poder llegar con vida. No volvería a arriesgarme, porque aprendí que la vida es lo más importante. Creo que todos los cubanos, estén dónde estén, deben hacer prevalecer el amor y la reconciliación'', afirmó.

El sábado por la noche, Francisco Portillo, presidente de la Organización Francisco Morazán, había ayudado a inscribir a más de 300 personas. ''Aquí los ayudamos gratis'', recalcó el líder comunitario, mientras ingresaba los datos en la página de la internet www.dvlottery.state.gov.

''Me parece que este año tenemos casi el doble de solicitantes que el 2006, posiblemente debido al fracaso de la Reforma Migratoria'', subrayó.

Portillo dijo que la mayoría eran cubanos y venezolanos. ``Pero también vienen personas de Nicaragua, Honduras, Uruguay, Chile y Argentina''.

Los ganadores se seleccionarán al azar entre todas solicitudes recibidas hasta hoy al mediodía y los resultados se darán a conocer entre los meses de mayo y junio del próximo año.

''La Lotería de Visas es una gran oportunidad para los que no tenemos papeles'', recalcó O'Hara, quien llegó a Estados Unidos en 1985. Aquí se casó y tuvo a sus cuatro hijas. ''Todos queremos trabajar y prosperar por amor a nuestra familia'', recalcó O'Hara.

vmunoz@elnuevoherald.com

  Comentarios