Inmigración

Florida estudia deportar a todos los extranjeros presos

TALLAHASSEE – Funcionarios de la Florida quieren enviarle un mensaje a los inmigrantes que no son ciudadanos norteamericanos y están cumpliendo condenas por delitos no violentos: vuelvan a sus países de origen. Les pagamos el boleto de regreso.

El Departamento de Correcciones de la Florida y el senador Mike Bennett, republicano de Bradenton, estándiscutiendo la propuesta con funcionarios federales como una forma de aliviar las presiones de inmigracióny a ayudar a controlar el explosivo crecimiento de la población penal de la Florida,que podría alcanzar los100,000 reos para finales de este año.

La oferta de regresar a sus países respectivos se podría extender sólo a unos 2,500 inmigrantes, yaestén en el país legal o ilegalmente, que no han cometido delitos violentos,y no son ciudadanos estadounidenses,y que accedan a regresar y a permaneceren sus países de origen.

''Cuesta alrededor de $20,000 anuales mantener en la cárcel a un reo, alimentarlo y vigilarlo, de modo quesería formidable poder salir de estos sujetos por un boleto de avión que cuesta $600'', dijo Bennett. "¿Quién podría oponerse a una propuesta así?''

Es muy probable que el gobernador conmute las sentencias de los que acepten irse del país. Y laagencia Federal de Inmigración y Aduanas tendrá que tener alguna participación en el manejo y transporte alos convictos.

Se cree que un programa similar ''de una deportación rápida'' está estudiándose en Arizona y Nueva York. Los reos no violentos en estos estados tendrán sin embargo que cumplir una pequeña parte de su condena. ''Ya tenemos un serio problema con los delitos y otro problema con la inmigración. Esperamos que esta propuesta resuelva un poco de ambas cosas'', dijo Bennet.

  Comentarios