Inmigración

Verificación de estatus para empleos continuará vigente

UN GRUPO jornaleros indocumentados, principalmente procedentes de México, espera a la orilla de 
una calle en Manassas, Virginia, a que alguien les ofrezca un trabajo temporal.
UN GRUPO jornaleros indocumentados, principalmente procedentes de México, espera a la orilla de una calle en Manassas, Virginia, a que alguien les ofrezca un trabajo temporal. MCT

El gobierno federal aseguró que el sistema electrónico de verificación de empleo E-Verify continuará vigente el próximo año y defendió su aplicación al afirmar que no tiene la intención de quitarle el trabajo a las personas con estatus legal sino el de evitar que los indocumentados puedan obtenerlo.

"Es una herramienta segura y justa que protege el derecho de los empleados legalmente autorizados para trabajar en el país. Es una forma de asegurarles que ellos pueden obtener el puesto, evitando que el indocumentado tome algo que no le pertenece'', dijo William Wright, portavoz en Washington, del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).

Organizaciones proinmigrantes han denunciado que E-Verify está plagado de errores, no es confiable y que incluso puede llevar a que le nieguen empleo a miles de personas que están legalmente autorizadas para trabajar en Estados Unidos, además de que puede ser utilizado para discriminar a potenciales empleados.

En cuanto a su posible expiración, el funcionario indicó que E-Verify no dejará de funcionar, aunque el Congreso todavía no haya renovado su autorización.

La Cámara de Representantes aprobó una extensión de tres años el pasado mes de julio, por una votación de 407 a favor y 2 en contra, pero el proyecto está estancado en el Senado, donde hay dos proyectos de ley pendientes. El límite para renovar la autorización expira en noviembre.

Sin embargo, Wright explicó que aunque la renovación esté pendiente, el Congreso ya aprobó el presupuesto del USCIS para el 2009, dentro del cual hay reservados $100 millones para operar y hacer mejoras a E-Verify.

"El sistema ha sido financiado para el año fiscal 2009. En algún momento el Congreso tendrá que reautorizarlo,incluso durante el 2009, pero ya tenemos los fondos para seguir operando'', indicó Wright.

E-Verify es un sistema electrónico gratuito, y por ahora voluntario, al que los empleadores acceden a través de la internet, para asegurarse de que la persona contratada sea elegible para trabajar en Estados Unidos. Se aplica incluso para los ciudadanos nacidos en el país.

Fue creado como un sistema piloto de verificación en 1996 con la particpación de cinco estados, y posteriormente se convirtió en E-Verify con uso a nivel nacional.

Combina 449 millones de datos de la Administracion del Seguro Social (SSA), con 60 millones de datos del USCIS, y en el 2008 ha procesado unos 6.6 millones de verificaciones. En el 2007 se recibieron 3.27 millones de solicitudes de verificación.

Actualmente, 99,000 empleadores usan E-Verify y según Wright y el margen de error es de menos de 1 por ciento, según un estudio independiente realizado por Westat, una firma de investigación de ciencias sociales utilizada por la agencia.

"Una investigación realizada entre abril y junio de este año, demostró que el 96 por ciento del tiempo que se pide una verificación, el sistema tarda en responder de 3 a 5 segundos, y que en el 99.6 por ciento de los casos los empleados son verificados sin problemas o acciones correctivas'', señaló Wright.

Pero estas estadísticas no convencen a las organizaciones proinmigrantes.

"Aunque actualmente sólo el 1 por ciento de los empleadores está usando el programa, existe gran preocupación sobre la confiabilidad del sistema que opera con las imperfecciones de la base de datos del SSA y el USCIS'', argumentó Marshall Fitz, director de Defensa de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), con sede en Washington.

Según el activista, más del 4 por ciento de los datos del SSA contienen inexactitudes y, al parecer, el error más grande está en los archivos que contienen información de trabajadores extranjeros, incluyendo a los que se han naturalizado ciudadanos.

Otra organización proinmigrante, el National Immigration Forum (NIF), coincide con este punto de vista.

De acuerdo con Grisella Martínez, directora de Asuntos Legislativos del NIF, existen ‘‘numerosos reportes del gobierno, estudios e investigaciones, que indican que el programa ha demostrado que no funciona, por las inexactitudes del SSA y la desconexión con información actual del USCIS''.

Puso como ejemplo el caso de una ciudadana nacida en el país, que haya cambiado su estatus marital utilizando otro apellido, y el cambio no se refleja en el SSA.

El resultado podría ser que aunque la persona legítimamente está autorizada a trabajar, E-Verify no refleje el cambio en cuestión y por lo tanto, le nieguen el empleo asumiendo que está ilegal.

Por otro lado, existe el temor --según Martínez-- de que E-Verify sea utilizado para discriminar a potenciales empleados, a quienes se puede "preexaminar'' por razones de grupo étnico, raza y lugar de nacimiento.

Según la ley, el sistema sólo debe usarse después de que la persona ha sido contratada, no antes.

"Es un sistema con muchas fallas y se ha demostrado suficientemente en el Congreso con testimonios y evidencia'', explicó Martínez, quien recordó que algunos legisladores han hecho el esfuerzo por convertirlo en algo obligatorio, "pero hasta ahora no han tenido éxito''.

Algunos estados por iniciativa propia, han convertido a E-Verify en un sistema obligatorio. Son los casos de Arizona, Arkansas, Mississippi, Georgia, Colorado, Oklahoma, Rhode Island, Idaho, Minnesota, Carolina del Sur y, más recientemente, Missouri.

Ante la eventualidad de que el Congreso convirtiera a E-Verify en un sistema obligatorio en el futuro, Wright aseguró que el USCIS "está listo'' para asumir la tarea.

Si eso sucede, el resultado será que "a millones de trabajadores les será negado el empleo de manera errónea'', afirmó por su parte Fitz.

Aunque las fallas sean corregidas, si el sistema se vuelve obligatorio sin aprobar una reforma inmigratoria, la situación "puede empeorar, dado que el 5 por ciento de la fuerza laboral en Estados Unidos está indocumentada. Sería muy negativo para nuestra economía'', agregó el activista de AILA.

kerodriguez@elnuevoherald.com

  Comentarios