Inmigración

Encomiable labor de la Oficina de Aduanas

UN INMIGRANTE indocumentado es detenido por un oficial de la Oficina de Aduanas y Protección de 
Fronteras.
UN INMIGRANTE indocumentado es detenido por un oficial de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras. GETTY

La Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) se ha convertido con los años en una enorme maquinaria policial, que no sólo tiene la misión de prevenir la entrada de terroristas y materiales nucleares al país, sino que en la práctica es el poderoso sabueso contra el tráfico de drogas, el contrabando de mercancía y la entrada ilegal de divisas a Estados Unidos.

De allí que sus oficiales entrenados sean capaces de identificar, con ayuda de la más alta tecnología, droga escondida en muebles transportados en un camión o enterrada en cemento, así como joyas y dinero escondidos en compartimentos secretos de vehículos.

En un día cualquiera, la CBP procesa a más de un millón de personas entre pasajeros que llegan al país por mar y tierra, además de los peatones que cruzan las fronteras; revisa más de 74,000 contenedores de camiones, trenes y barcos e inspecciona a más de 330,000 vehículos particulares.

La responsabilidad de la agencia que forma parte del Departamento de Seguridad Territorial (DHS) es vigilar las 24 horas, los 365 días del año, un total de 5,000 millas en la frontera con Canadá, 1,900 millas con México y 95,000 millas de costas.

La capacidad de sus oficiales y agentes evita desde la entrada de contrabando de juguetes falsificados hasta material de computadora robado.

Hace poco, detuvieron en el puente Lewiston-Queenston, en Nueva York, a un residente legal de Estados Unidos que decía traer 100 botellas con "agua bendita'' de una tienda de artículos religiosos de Canadá, pero en realidad se trataba de 42 botellas con ketamina, un poderoso alucinógeno, inodoro e insaboro, que se usa en citas sexuales y violaciones.

"Este peculiar decomiso demuestra los increíbles métodos que utilizan las personas para el contrabando de narcóticos... y también ilustra la vigilancia de los oficiales de CBP en interceptar y evitar la entrada de esta mercancía al país'', señaló el director del Puerto de Buffalo, Joseph J. Wilson.

La CBP además evita el ingreso de personas indocumentadas y tiene la responsabilidad de impedir la penetración de insectos y enfermedades que pongan en peligro la agricultura y producción ganadera del país.

Después de los trágicos sucesos del 9/11, el gobierno ha inyectado millones de dólares a una agencia a la que cada año se le asigna más presupuesto, y cuya partida subió más de un 700 por ciento desde el 2001, según la propia oficina: de $259 millones en el 2001 a $1,600 millones en el 2005.

Durante el 2008, la agencia tuvo un año histórico, con un presupuesto de $9,400 millones, y según un informe de la agencia, el presidente George Bush y el Congreso dedicaron gran atención para un mejor funcionamiento, agregar más personal, entrenamiento, infraestructura adicional y mejor tecnología.

Algunas estadísticas del 2008 indican que la CBP:

* Capturó a más de 1.02 millones de personas en los puertos de entrada.

* Decomisó más de 2.78 millones de libras de narcóticos.

* Arrestó a más de 200 personas con antecedentes criminales serios, incluyendo asesinos, violadores y abusadores infantiles.

La fuerza laboral de la agencia creció en un 11 por ciento a un total de 51,553 personas, desde 46,743 en el 2007.

Los oficiales de patrulla fronteriza aumentaron en un 17 por ciento, de 14,923 en el 2007 a 17,499 al final del 2008.

En cuanto a las labores de inteligencia, el CBP desarrolló los Equipos de Coordinación de Inteligencia (ICT).

La expansión tecnológica ha sido un factor importante para que la agencia cumpla sus funciones, y pueda revisar en un 100 por ciento toda la carga antes de que entre al país, a través de la Iniciativa de Seguridad de Contenedores (CSI).

Usa rayos-X, máquinas de rayos gamma y dispositivos para detectar radiaciones. También recurre a monitores portátiles para examinar camiones o vehículos y localizar bombas sucias, materiales nucleares y médicos. Se han instalado más de 1,900 en el país.

Usa un sistema para descubir explosivos y narcóticos; así como detectores manuales de contrabado. Estos últimos, pueden identificar anomalías de densidad en los cauchos, peneles del vehículo y otras superficies homogéneas y opacas.

En un día promedio, la CBP puede confiscar $295,829 de moneda no declarada o ilícita e incautar 4,125 libras de carne prohibida, plantas, o productos animales con algún tipo de infección.

"Parte de nuestra misión es detectar y detener intentos de contrabando... y cuando detenemos lo que pueden ser fondos ilíticos que puedan llegar a manos de grupos terroristas o redes de contrabando, entonces hemos cumplido con nuestra tarea'', dijo Donald Anderson, director del Puerto de Phoenix.

kerodriguez@elnuevoherald.com

  Comentarios