Inmigración

Inmigración estrena nuevas oficinas en el sur de la Florida

El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) inaugurará hoy sus nuevas oficinas en el sur de la Florida, convirtiéndose en el primer modelo que transforma radicalmente la imagen de la agencia para hacerla más eficiente y accesible al público.

Es un "momento histórico'', dijeron el lunes autoridades de inmigración, porque sepulta el ambiente carcelario de la antigua sede que el desaparecido Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) mantuvo por décadas, y que luego heredó el USCIS.

"El edificio de la 79 calle y Biscayne Boulevard estaba en muy malas condiciones, tanto para el público como para los empleados, y por eso se hizo un plan de modernización global y tecnología avanzada'', dijo el ex director del USCIS, Emilio González, quien creó el proyecto que finalizó antes de la entrada de un nuevo gobierno.

El resultado fue la construcción simultánea de cuatro edificios iguales que hoy se inaguran: en Miami --donde está la sede principal--, Kendall y Hialeah y finalmente, en Broward, en Oakland Park.

Parte de la novedad es que cada una de las cuatro instalaciones funcionará de forma autónoma e integral, es decir, ofreciendo todos los servicios en el mismo lugar para evitar que los clientes tengan que visitar otros sitios a la hora de completar sus peticiones.

"Queremos lograr una alta eficiencia y mejorar el servicio. Tendremos más empleados para eliminar las filas y que el tiempo de espera sea menor'', comentó el director encargado del USCIS, Michael Aytes, quien explicó que parte del aumento de las tarifas en el 2007 sirvieron para realizar estos edificios.

Se espera que el nuevo sistema acorte el tiempo de procesamiento de las solicitudes. La meta para el 2009 es reducir a cuatro meses los ajustes de estatus y a cinco meses los procesos de naturalización, dijo Aytes.

El otro aditamento está en el diseño arquitectónico, concebido por el argentino Rodolfo Acevedo. Los edificios son de una sola planta --a excepción de la sede principal que tiene dos pisos-- para evitar estructuras intimidantes, y con espacios abiertos y formas redondas para eliminar la rigidez del ambiente.

Los tonos pasteles, grandes ventanales de vidrios, techos altos, uso de materiales reciclables y la penetración de abundante luz natural en la entrada principal, fueron usados para lograr menos consumo energético y crear una atmósfera acogedora.

"Hoy es un nuevo día para el USCIS, porque las condiciones del viejo edificio eran inaceptables. La idea es darle la bienvenida a los nuevos inmigrantes y demostrarles a ellos y a los empleados el valor que tienen, algo que el gobierno norteamericano quiere hacer'', acotó Aytes.

Las nuevas localidades se situaron en zonas donde la densidad de la población inmigrante es mayor, con el propósito de que tuvieran fácil acceso a las oficinas.

Esto evitará largos viajes para solicitar beneficios de inmigración, acudir a entrevistas o pedir información, si lo pueden hacer a poca distancia de donde viven.

Otra ventaja, es que los inmigrantes no tendrán que ir a varios lugares para procesar sus huellas y fotos biométricas, por un lado, y entregar planillas por el otro.

"Ahora podrán hacerlo todo en un mismo lugar, sin tener que moverse. Lo cual resulta muy cómodo y conveniente'', explicó Linda M. Swacina, la directora del USCIS que supervisa Miami y el Caribe.

Cada edificio tendrá un auditorio pequeño para las ceremonias de ciudananía, en un ambiente más íntimo, sin tener que asistir a los macro eventos de naturalización que se realizaban en el Miami Beach Convention Center.

La capacidad será para que unas 100 personas se juramenten y haya espacio para que sus invitados presencien sentados la ceremonia.

Las entrevistas de naturalización y ajuste de estatus se harán en la misma sede, así como solicitud de asilos y permisos de trabajos.

Si el inmigrante tiene que volver varias veces, lo hará a la misma oficina.

Los nuevos edificios tienen además, estacionamiento amplio y gratis (que era un problema engorroso en la antigüa sede), un salón de espera con amplios asientos y televisores.

Además, hay un espacio para los niños mientras ellos hacen sus solicitudes, un cibercafé con máquinas para solicitar citas a través del sistema electrónico InfoPass, y cubículos con privacidad y asientos mientras conversan con funcionarios del USCIS.

"Si las personas tardan entre 15 a 20 minutos cuando piden información, no queremos que estén de pie. Queremos que se sienten y tengan donde apoyarse si tienen que escribir, porque nosotros lo valoramos'', indicó Aytes mientras recorría la sede principal, ubicada en la 8801 del N.W. y la 7ma avenida.

Cada edificio tiene en la entrada una pared de vidrio con la imagen grabada de la Estatua de la Libertad, símbolo común a los inmigrantes.

Las direcciones de los otros edificios son:

* Kendall: 14675 S.W. y 120 calle

* Hialeah: 5880 N.W. y 183 calle

* Oakland Park: 4451 N.W. 31 Ave.

En Orlando se terminó un edificio nuevo similar a estos, y en pocos meses se espera quede listo otro en West Palm Beach.

  Comentarios