Inmigración

Residentes de EEUU deberán dar sus huellas al entrar al país

SEGUN LAS autoridades federales, no sólo se tomarán las huellas a 
los residentes, sino que también serán fotografiados.
SEGUN LAS autoridades federales, no sólo se tomarán las huellas a los residentes, sino que también serán fotografiados. The Miami Herald

A partir del próximo 18 de enero millones de residentes permanentes, refugiados y otros inmigrantes legales serán fotografiados y tendrán que dar sus huellas dactilares cuando entren a Estados Unidos, como sucede con los turistas y otros viajeros internacionales.

La medida forma parte de la expansión del programa US-Visit que recientemente anunció el Departamento de Seguridad Interna (DHS), y ha sido criticada por varias organizaciones proinmigrantes, que la califican como un instrumento de "intromisión'' del gobierno contra personas que son legales pero aún no tienen la ciudadanía.

El US-Visit surgió tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 y entró en funcionamiento en el 2003 para evitar la entrada de terroristas y criminales mediante la comparación de huellas y fotografías de todos los individuos que entran al país con la base de datos criminales de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

Según el DHS, el haber expandido el programa e incluir a los inmigrantes legales en el proceso es "un paso positivo para mejorar la seguridad pública y nacional, al tiempo que preservamos la integridad de nuestro sistema de inmigración'', señala un comunicado de la agencia.

Al comparar la información biométrica con los documentos de viaje, "se reduce el riesgo de que la identidad del viajero o sus documentos sean intencionalmente usados por alguien que intente entrar a Estados Unidos'', agrega el comunicado.

Además, la medida "hace imposible que alguien intente usar los datos biométricos contenidos en la residencia permanente o green card de otra persona, por si ésta fuera robada o duplicada.

Las nuevas personas que deberán proporcionar sus datos biométricos a las autoridades son:

* Los residentes permanentes

* LAs personas con parole

* Los refugiados, los asilados y aquellos que entran al país con visa de inmigrante

* Aquellos canadienses que entran con la forma I-94 (no se aplica a la mayoría que entra para hacer compras, visitar amigos y familiares, que está de vacaciones o en viajes cortos de negocios).

* Las personas que entran a Estados Unidos bajo el programa Visa Waiver de Guam.

"La idea de examinar a los residentes permanentes que han vivido por años en Estados Unidos es errónea y absurda'', señaló Charles H. Kuck, presidente de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA).

El abogado consideró la medida como una "intromisión del gobierno'' y que contradice el derecho a la privacidad que impera en la sociedad norteamericana, al escoger a los inmigrantes legales "por el simple hecho de que no son ciudadanos''.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) consideró que examinar a estas personas cuando llegan al país es "indignante'', expresó Barry Steinhardt, director tecnológico de la organización.

Consideró que más allá de detectar documentos fraudulentos, la intención del DHS es "acopiar más información personal''.

kerodriguez@elnuevoherald.com

  Comentarios