Inmigración

EEUU: número de migrantes ilegales detenidos en su nivel más bajo desde 1973

El número de detenciones de migrantes ilegales en Estados Unidos bajó por tercer año consecutivo en 2008, hasta 723.000, 18% menos que el año pasado y la menor cifra en 35 años, informó el Departamento de Seguridad Interna este martes.

El declive es apreciable al comparar las cifras con 2005, cuando la policía de fronteras y aduanas (Border Patrol) llegó a detener a 1,18 millones de personas, un 98% de las cuales en la frontera sur, según el informe.

"Las detenciones en 2008 se situaron en su nivel más bajo desde 1973'', explicó el texto.

"La caída de las capturas entre 2005 y 2008 se debe a diversos factores, incluido la caída del crecimiento económico y esfuerzos para reforzar la seguridad en las fronteras'', indicó el informe.

Esas cifras coinciden con las del gobierno mexicano, que aseguró recientemente que el promedio de migrantes que intentan buscar trabajo en Estados Unidos bajó aproximadamente a 300.000, en lugar del medio millón de cruces anuales detectados hace años.

El pico de detenciones fue en 1986, cuando Estados Unidos capturó a 1,693 millones de personas, justo antes de que se aprobara la última gran reforma migratoria, que legalizó a millones de indocumentados, entre otras medidas.

En 2000, las detenciones llegaron a ser del orden de 1,676 millones.

En torno al 98-97% de esas capturas se producen en la frontera terrestre sur, recuerda el estudio.

Sin embargo, esas estadísticas "miden las detenciones, no los individuos'', puesto que un mismo migrante ilegal que es capturado y expulsado puede volver a intentarlo innumerables veces.

"La relación entre el número de detenciones en la frontera y el número de intentos de penetrar ilegalmente, o de entradas ilegales exitosas, es desconocido'', recuerda el texto.

La vasta mayoría de inmigrantes ilegales capturados en 2008, el 91%, eran mexicanos. Luego aparecen los hondureños (2,7%), guatemaltecos (2,3%) y salvadoreños (1,8%).

Entre 2005 y 2008, el número de personas capturadas provenientes de Honduras, El Salvador y Brasil declinó sustancialmente, básicamente porque se terminó la práctica de capturar a los indocumentados y dejarlos en libertad, a la espera de un juicio.

Las autoridades estadounidenses endurecieron apreciablemente las medidas contra la migración ilegal tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Por primera vez en su historia, Estados Unidos creó un Departamento que agrupó todas las agencias encargadas de la vigilancia interior, aceleró la construcción de un muro en el sur y desencadenó una oleada de redadas en centros de trabajo a lo largo y ancho del país.

El Departamento de Seguridad Interna creó además un programa especial para alentar a la policía local en todo el país a ejercer tareas de identificación y captura de migrantes ilegales.

Como consecuencia, el aumento de deportados a la frontera sur en 2008 fue de más de 323.000 personas, un aumento del 20%, según cifras comunicadas por la anterior administración en el Departamento de Seguridad Interna.

El inmigrante ilegal que intenta cruzar la frontera acostumbra a ser del sexo masculino (84% de los casos) con una edad entre 18 y 34 años (71%).

  Comentarios