Inmigración

José Vargas: Arrestos son un ‘riesgo’ diario para indocumentados en EEUU

El periodista y activista proinmigración filipino José Antonio Vargas dijo este miércoles que su breve arresto el martes por autoridades fronterizas es un ejemplo de los riesgos que corren diariamente los inmigrantes clandestinos.

“La gente tiene que entender, si estás indocumentado en este país, ese es el riesgo que tomas, adonde sea que vayas”, dijo Vargas al canal CNN.

Vargas, de 33 años y ganador de un premio Pulitzer, fue esposado e interrogado por la Guardia Fronteriza el martes mientras intentaba abordar un vuelo en el aeropuerto de la ciudad fronteriza de McAllen (Texas, sur).

Aunque fue luego liberado, deberá responder ante la justicia por su estatus de indocumentado, lo que reavivó el debate sobre migración en Estados Unidos en medio de una crisis por la llegada de miles de niños centroamericanos a través de la frontera con México.

Vargas, quien reveló su estatus de indocumentado en un célebre ensayo publicado en 2011, dijo que ha viajado sin inconvenientes en los últimos tres años por Estados Unidos usando un pasaporte filipino, que no tiene visa estadounidense.

Sin embargo afirmó a CNN que no sabía, en su primera visita a Texas para investigar la situación de los niños, que la frontera ahí es una “zona militarizada” con puntos de control fronterizo hasta a 70 kilómetros del paso hacia México.

En otros aeropuertos estadounidenses, dijo, “no hay un agente de la Guardia Fronteriza revisando tu pasaporte”.

Vargas había pasado varios días en McAllen realizando reportajes y conociendo de primera mano la situación de los miles de niños que inmigran solos a Estados Unidos, un fenómeno calificado por el presidente Barack Obama como una crisis humanitaria y que ha desbordado a las autoridades.

Desde octubre pasado, 57.000 menores de edad han emigrado sin la compañía de un adulto desde Centroamérica, muchos enviados por sus padres con la esperanza de que encuentren una mejor vida, lejos de la pobreza y la violencia criminal en sus países.

“Sólo hay que mirar a los ojos a estos niños para saber que han vivido un infierno”, dijo Vargas, quien tenía 12 años cuando su madre lo envió en 1993 de Manila a California (oeste) para que sus abuelos lo criaran.

Trabajó para medios prestigiosos como el Washington Post, con el que ganó el premio Pulitzer en 2008, hasta que en 2011 reveló que era uno del estimado de 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos en un sonado artículo en el New York Times.

Su vida y dificultades son también centro de la película “Documented”, producida y dirigida por él mismo, que se estrenó en junio de este año.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios