Inmigración

Cobraba $20,000 por bodas para sacar la ‘green card’, pero se quedaron sin papeles y sin libertad

Una persona acusada de fraude matrimonial puede ser condenada hasta a 5 años de cárcel.
Una persona acusada de fraude matrimonial puede ser condenada hasta a 5 años de cárcel.

El ciudadano ruso Denis Yakovlev facilitó en Florida al menos 50 matrimonios falsos entre estadounidenses e inmigrantes indocumentados —en su mayoría asiáticos— por los que cobraba hasta $20,000.

Entre las bodas que organizó entre octubre del 2015 y marzo del 2017 están los de Valeriy Tsoy, de Kazajistán, y de Zafar Bakhramovic Yadigarov, de Uzbekistán, quienes esta semana fueron declarados culpables de fraude de matrimonio en una corte federal de Florida.

Los asiáticos se enfrentan a una condena de hasta 5 años de cárcel en una prisión federal y serán sentenciados en octubre.

Los acusados son solo dos de las decenas de personas que contactaron a Yakovlev con el objetivo de legalizar su estatus migratorio, obtener la residencia legal y después solicitar la ciudadanía estadounidense.

Tsoy viajó a mediados del 2015 de Nueva York a Florida y a través de Yakovlev se casó con April Moore, con quien pasó “solo un par de horas” antes de casarse con ella el 6 de julio de ese año en una corte de la ciudad de Titusville, según documentos judiciales del caso.

Tsoy le pagó al reclutador y a su falsa pareja aproximadamente $10,000 con el objetivo de obtener la green card.


Después de casarse, Tsoy viajó de nuevo a Nueva York y se convirtió en uno de los tantos casos de ciudadanos de Kazajistán que contrajo matrimonio con estadounidenses en el condado Brevard en el último año, un hecho que llamó la atención de las autoridades migratorias.

Un agente del Departamento de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) obtuvo la lista de aplicación para licencias de matrimonio entre el 2015 y 2016 en el condado Brevard y halló una “gran e inusual cantidad” de bodas de estadounidenses con ciudadanos de Uzbekistán, Kazajistán y Kirguistán.

Otro hecho que llamó la atención fue que las direcciones de todos los inmigrantes eran de fuera de la Florida y de los estadounidenses en su mayoría de Cocoa Beach, Florida.

El abogado de inmigración James Gagel explica cuáles podrían ser las acciones por las que una persona podría perder la tarjeta de residencia permanente.

Las autoridades lograron obtener evidencias del fraude liderado por Yakovlev a través de un agente encubierto que contactó al conspirador haciéndose pasar por un estadounidense interesado en casarse con una inmigrante a cambio de dinero.

El agente encubierto grabó los mensajes y encuentros con Yakovlev en su apartamento en Cocoa Beach, en donde lo presentó con la inmigrante con la que se casaría y les dio instrucciones sobre cómo sería todo el proceso.

Yakovlev le dijo al agente encubierto que por casarse con la mujer recibiría $8,000.


Después de la reunión, los tres fueron hasta la corte del condado Brevard para el matrimonio. La supuesta ceremonia fue celebrada por otro agente encubierto de HSI que se hizo pasar como el oficial a cargo de la corte y les dio una licencia de matrimonio falsa a la pareja.

Con esta y otras evidencias, las autoridades tres meses después allanaron la residencia de Yakovlev y encontraron armas, municiones y $470 en efectivo.

El ruso admitió haber facilitado los matrimonios falsos de al menos 100 personas, entre ellos ciudadanos de Uzbekistán, Kazajistán y Kirguistán, Ucrania, Rusia, China, India y Turquía que vivían en distintos estados y que luego viajaban hasta el condado de Brevard.

Yakovlev les dijo a las autoridades que por esta estafa cobraba entre $10,000 y $22,000, de los cuales él se quedaba con $1,000 o $2,000, de acuerdo con documentos de la corte.

Yakovlev se declaró culpable de fraude de matrimonio y a finales del 2016 fue condenado a 15 meses de cárcel, seguidos de dos años de libertad condicional.


Siga a Catalina Ruiz Parra en Twitter: @catalinaruiz.
  Comentarios