Inmigración

ICE permite quedarse en EEUU por un año a mujer con rara enfermedad en la sangre

ICE permite quedarse a Reina Gomez por un año a mujer con rara enfermedad

Las autoridades de inmigración de Estados Unidos le otorgaron una vez más una prórroga de un año a Reina Gómez Ramírez, una hondureña que padece de cáncer.
Up Next
Las autoridades de inmigración de Estados Unidos le otorgaron una vez más una prórroga de un año a Reina Gómez Ramírez, una hondureña que padece de cáncer.

Las autoridades de inmigración de Estados Unidos le otorgaron una vez más una prórroga de un año a Reina Gómez Ramírez, una hondureña que padece de cáncer.

La mujer enfrenta una orden de deportación y alega que si la mandan de vuelta al país centroamericano la estarían condenando a muerte ya que allá no podría conseguir el tratamiento que necesita para sobrevivir.

“Yo estoy feliz. Estoy muy agradecida”, manifestó Gómez Ramírez con lágrimas de felicidad en los ojos al salir de las oficinas en Miramar de la Policía de Inmigración y Aduana (ICE) este jueves por la tarde, donde presentó evidencias de que su enfermedad, un tipo de cáncer llamado trombocitopenia, no puede ser tratado en Honduras.

Vestida con un saco verde, color que simboliza la esperanza, Gómez Ramírez asistió ansiosa a su cita con Inmigración, dijo. La hondureña se despidió de su perro Simón y salió de su hogar en la Pequeña Habana esa mañana sin saber si volvería.

Con ella llevaba una carta de su médico, Yonette Paul, quien escribió que Gómez Ramírez fue diagnosticada de cáncer en el 2006 y ha estado bajo tratamiento desde entonces en el Jackson Memorial Hospital, ubicado en 1611 NW 12th Ave.

0807RainaGomezICEcheckin022
Reina Gómez Ramírez, quien tiene una orden de deportación y padece un raro cáncer en la sangre, habla con la prensa afuera de la oficina de ICE en Miramar, Florida, el 21 de febrero del 2019. Las autoridades le permitieron quedarse un año más en EEUU. AL DIAZ adiaz@miamiherald.com

De acuerdo con la carta, el tratamiento involucra una medicina llamada hydroxyurea, “la cual ella informa no se encuentra en su país de origen”, escribió Paul. Gómez Ramírez dijo que toma siete pastillas diarias, y aún así sufre de mucho dolor.

“A Ms. Gómez Ramírez no le puede faltar ni una sola dósis de su medicamento”, escribió Paul en la carta. “De lo contrario, su vida estaría en riesgo”.

La trombocitopenia ocasiona una disminución en el número de plaquetas (trombocitos) en el cuerpo. Esto produce hematomas, sangrados, dolores intensos en el cuerpo y hasta vómitos de sangre, entre otros síntomas.

“Aprobaron su pedido de quedarse, se llama en inglés un stay of removal, y bueno, fue muy rápido. Estamos todos muy felices de esta noticia”, dijo su abogada, Maya Ibars, quien trabaja con Catholic Legal Services. En el pasado, la abogada Ana Quirós había llevado su caso.

Gómez Ramírez dijo que cruzó la frontera con México por el estado de Texas en el 2005. Decidió huir de Honduras después que su hijo, Cristian, fue asesinado a los 16 años.

En ese entonces solicitó asilo político pero este le fue negado en el 2009, dijo. Ahora explicó que busca una visa humanitaria. Según el sitio web de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS), dicha visa es “una medida extraordinaria que se utiliza con moderación para traer a un extranjero de otro modo inadmisible a los Estados Unidos por un período de tiempo temporal debido a una emergencia imperiosa”.

Originaria de Puerto Cortés, un departamento en el norte de Honduras, Gómez Ramírez originalmente recibió una orden de deportación en el 2012, pero desde entonces ha conseguido permisos para quedarse, junto con extensiones a su permiso de trabajo y licencia de conducir.

La mujer, quien se gana la vida limpiando casas y en su tiempo libre es activista en el Centro de Trabajadores de Miami, tendrá que presentarse de nuevo ante las autoridades de inmigración en un año. Mientras tanto, las autoridades seguirán evaluando su caso.

Como ya tiene una licenciatura en educación social, la hondureña dijo que aspira a ayudar a niños en riesgo social en el sur de la Florida, para lo que planea estudiar el próximo año.

Al salir de las oficinas de Miramar después de estar alrededor de una hora dentro el jueves, Gómez Ramírez sonrió de oreja a oreja y abrazó a 10 de sus compañeras del centro que la acompañaron, mientras estas exclamaban, “¡Dios es grande!” y “¡Te tenemos un año más, Reina!”

A su lado, la abogada Ibars la cogió del brazo y le susurró, “Vámonos de aquí antes que cambien de opinión”.

Jimena Tavel es una periodista de nacionalidades hondureña, cubana y costarricense cubriendo noticias generales en el área de Miami. Se dedica a escribir historias que impactan a los Estados Unidos, América Latina y la inmigración entre estos dos lugares.

Jimena Tavel is a journalist of Honduran, Cuban and Costa Rican nationalities covering general news in the Miami area. She focuses on writing stories that impact the United States, Latin America and immigration between these two places.


  Comentarios