Linea de Inmigración

Línea de inmigración: Barranquilla: bella ciudad, cargada de recuerdos...

Estimado Dr. Rosenow: como lo sigo regularmente en su columna, he podido enterarme de su gran calidad humana, sus amplios conocimientos en materia de emigración, psicología, historia sagrada, moral y fino humor.

Hoy más que una pregunta emigratoria que también tengo, quisiera saber si por los años 60 al 79 conoció usted el restaurante “La Colonia” en la Kra. 53, lugar de reunión de personajes como Gabriel García Márquez, Alvaro Cepeda Samudio y otros conocidos costeños. Este restaurante lo fundó mi padre y años después otra sucursal en el centro en la calle San Blas, la que en el 71 adquirió mi esposo de nacionalidad suiza y la bautizó como “Cabaña Suiza”. En el 76 regresamos a Suiza y residimos allá hasta el 2003, cuando emigramos a Miami gracias a la lotería de visas que ganamos.

Mi esposo le escribió a usted hace como 5 años para informarse sobre la nacionalización en este admirable país. Su repuesta nos hizo reír y confiar. Mil gracias!!! Ya somos ciudadanos desde el 2009 y muy contentos a pesar de tener a toda la prole en Suiza a la que vamos a visitar continuamente.

Mi pregunta emigratoria: tengo una hermana casada con barranquillero y residiendo allá desde siempre, me gustaría pedirlos para que emigren a este lugar. Ambas estudiamos acá de jóvenes. ¿Cuál es el procedimiento que usted me aconseja iniciar?

Agradeciendo su atención, me despido deseándole buena salud y mucha paz en compañía de su esposa.

Bethsabé Stadler-Velásquez. (Vía correo electrónico)

Gracias por su cariñosa carta, apreciada Bethsabé, réplica moderna de su bíblica tocaya (Bat Sheva o Betsabé), la bella mujer que cautivó al gran David, el rey israelita más importante de su tiempo, al punto de que él hiciera asesinar a su legítimo esposo, Urías el heteo, para así poder quedarse con la codiciada hembra -- uno de los capítulos más incomprensibles de la Biblia....

Sensitivos sus comentarios sobre los años en Barranquilla que casi compartimos, ustedes en la década de 1960 en adelante, yo, desde veinte años atrás. Mi bachillerato lo hice en el antiguo Colegio Americano (en la calle Medellín), y me conozco de imborrable memoria las calles que se le anteponen (desde el Paseo Bolívar, subiendo, las calles San Blas, San Juan, Jesús, Caldas, Flores, Santander, Obando, etc. etc.), recuerdos imborrables de mi pubertad, antes de que mi venerado e inolvidable padre, Martín Rosenow Perleberg, pereciera trágicamente a su temprana edad de 53 años, el 19 de noviembre de 1955.

Para terminar con estos distantes y nostálgicos recuerdos de mi juventud, bien que conocí, contertulios mesa a mesa en el Café Colombia, en San Blas, frente a la Heladería Americana, al más tarde inmenso Gabriel García Márquez, q.e.p.d. (5 años mayor que yo), así como a un dotado Alvaro Cepeda Samudio, también ya fallecido, en 4to. de bachillerato del mismo colegio cuando yo, un año delante de él, hacía mi 5to. A la sazón, García Márquez cargaba bajo el brazo el original de su primera novela, La Hojarasca, 20 o más años, creo, antes de que concibiera su obra máxima, Cien Años de Soledad, publicada hoy día en 70 idiomas diferentes – la historia fantaseada de su original Aracataca, Departamento del Magdalena, que varias veces visité entonces de paso y sin el sentido histórico a la luz de hoy, cuando yo viajaba de Barranquilla hasta Fundación, para seguir desde allí, a bordo de algún camión, hasta la remota Valledupar donde me esperaba mi propio destino – mi primer matrimonio y cuna virtual de mis primeros preciosos siete hijos...

¿Petición inmigratoria por su hermana? Fácil: formulario I-130, 4ta. Preferencia. Lo difícil: 20 años aproximadamente de insuperable cola... Pudiera ser que su hermana tenga características profesionales o aún de inversionista que la hagan elegible a inmigrar a Estados Unidos por sus propios méritos, porque considero que es poco probable que las peticiones de Preferencia aceleren su lento ritmo de efectividad. Como suelo decir en estos casos, “faltan datos de otros municipios”... ¡Venga a verme y conversamos!

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios