Linea de Inmigración

Línea de inmigración: Es de esfuerzo, pero el problema es solucionable

Estimado señor Manfred Rosenow: Para usted y su esposa un cordial saludo y los mejores deseos de que gocen de buena salud. Ustedes se merecen mucho más por su larga y humanitaria vida ayudando y aconsejando a los inmigrantes en los trámites necesarios, acorde a las leyes de este gran país, único en el mundo. Como tantas personas, leo en El Nuevo Herald su valiosa columna, pero no recuerdo ningún consejo semejante para el cual necesito su consejo.

Soy ciudadana norteamericana por nacionalización, de origen cubano. En este invierno recibí la visita de mi hermana, cubana de 70 años de edad, con nacionalidad española, quien entró sin visa (WT/WB) por los 3 meses que a esos visados le conceden a la entrada. Esta estancia concluye el 21 de febrero. Lamentablemente ella sufrió una caída a principios de febrero, fracturándose la cadera, de la cual fue operada exitosamente en el Hospital Jackson. El cirujano que la operó, entre sus recomendaciones, le dijo que no podía viajar hasta transcurridos 3 o 4 meses de operada, por lo cual no podrá salir del país en la fecha prevista para no sobregirar los 3 meses autorizados.

Entonces, ¿qué nos aconseja para cumplir legalmente las regulaciones migratorias y, en el futuro, poder volver a entrar sin dificultades? Le agradezco su ayuda y respuesta por cualquier vía. Muchas gracias y que Dios siempre lo acompañe.

“Flora”, (vía correo electrónico)

Cuando en Estados Unidos un artista está a punto de iniciar su función en el escenario, una curiosa pero establecida costumbre es la de desearle “break a leg!” (¡pártase una pierna!) – una expresión incomprensible para un extranjero, pero parte simpática dentro del folclor costumbrista de esa rama de la actuación.

Su señora hermana como que escuchó esa mención, la tomó literalmente, y ahí está: ¡sin suerte física y con una comprensible preocupación inmigratoria...! Como el caso no es de una bailarina o actriz, sino de una respetable señora septuagenaria, la cosa no es tan sencilla, pero --¡buenas noticias!—inmigratoriamente solucionable.

Los visitantes bajo el VWP (Visa Waiver Program, o programa de exención de visas) están limitados a 90 días de permiso de permanencia en Estados Unidos sin posibilidades de extensión o cambio de estatus, exceptuando las emergencias que prevengan a la persona de salir de este país dentro del periodo de los 90 días autorizados. (Es como los bancos –chiste—que están siempre listos a prestarle plata... ¡a quien no la necesita!)

Inmigración (el USCIS), que tiene jurisdicción sobre el lugar de la estadía temporal del viajero, en este caso, Miami, a su discreción puede otorgar una salida adicional satisfactoria que no exceda de 30 días. Esta salida es para emergencias solamente, tales como hospitalizaciones, cancelación de vuelos, retrasos de más de 24 horas, por ejemplo condiciones climáticas como huracanes, tormentas de nieve, etc. etc. Si el viajero no puede ir a las oficinas del USCIS para obtener el permiso de salida satisfactorio porque su overstay (salida tardía) es debido a condiciones climáticas, por ejemplo, la sugerencia del CBP (Customs and Border Protection) es que se provea con copias de cualquier evidencia publicada de la situación de emergencia que se haya presentado que le haya prevenido salir a tiempo. Estos pueden ser tickets cancelados, declaraciones de la aerolínea acerca de la cancelación del vuelo, incluyendo recortes de prensa que se refieran a la emergencia o cualquier reporte de tormentas significativas.

Esta documentación es para que, en su próximo viaje, el visitante pueda evitarse problemas de admisión bajo el programa de Visa Waiver. Igualmente, si se obtiene una autorización de salida satisfactoria, el viajero debe tener consigo dicha autorización cuando regrese de visita a Estados Unidos, y mantener consigo dicha evidencia para cualquier otro futuro viaje.

De acuerdo con la información actual del CBP para obtener la salida satisfactoria, ésta debe hacerse mediante un INFOPASS con la oficina de Inmigracion que corresponda al lugar de su dirección. ¡Haga la tarea y buena suerte!

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios