Linea de Inmigración

Las gaviotas se divisan en lontananza

Estimado señor Rosenow: Mi hermano, ciudadano americano, reclamó en el año 2012 a su hija y esposa, con su niña de 5 años. Ambos, como la mayoría de las personas en Cuba, trabajaban para el estado, quienes los hicieron renunciar de inmediato, siendo desde entonces mantenidos por nuestra familia desde aquí.

Al presentarse para recoger sus pasaportes, supuestamente visados, fueron informados de que su viaje había sido diferido, pues habían militado en la Unión de Jóvenes Comunistas hasta el 2012, que tendrían que cumplir 5 años de castigo por esa razón, y que no será sino hasta el 2017, en que los cumplen, que serían considerados para poder viajar.

La pegunta nuestra es si cuando cumplan ese requerimiento podrán optar inmediatamente por el viaje, previo otorgamiento del visado, o si tendrán que esperar a que el escalafón de reclamaciones llegue a su fecha.

Suponemos que no pueda hacerse ninguna gestión legal, salvo la carta (copia adjunta) que la 0ficina de Intereses de Estados Unidos en la Habana les permite hacer dentro de los próximos 90 días. Agradeceremos su respuesta.

María Yáñez, (vía correo electrónico)

Gracias por su carta, apreciada doña María, y como buena “Yáñez”, aunque le toca esperar un tantito más para llegar a la orilla presentida por Cristóbal Colón que el inolvidable antepasado patronímico suyo Vicente Yáñez Pinzón (1463-1514) a bordo de la Pinta (comandada por su hermano Martín Alonso) fue el primero en divisar a lontananza, ya los suyos también ven revolotear a la distancia las aves que anuncian su próximo y feliz arribo a estas nuevas tierras de Dios...

Perdóneme estas incongruentes referencias históricas, pero yo cuando abro emocionado las cartas que me llegan, soy sensible a los nombres, los sitios, y las sorpresivas conexiones con las que me topo. Tal como lo hizo nuestro Descubridor cuando salió en 1492 de Palos de Moguer, España, con proceloso rumbo hacia estas tierras de esperanza, así también su sobrina, el esposo, y la bella niñita, están prontos a salir de la Cuba de tantas posibilidades fallidas, para buscar un nuevo comienzo en este país, suelo fértil para que todo inmigrante honesto y laborioso coseche el buen fruto de sus empresas y esfuerzos.

El tema que retrasó la inmediata salida de su familia de la isla atormentada es la comprensible precaución de vacunar, por decirlo así, a la sociedad estadounidense de la contaminación comunista que desgraciadamente cunde por el resto sur del continente. De ahí que quienes hayan militado en el Partido Comunista Cubano están preventivamente bajo sospecha y obligados a probar que su militancia comunista nació, no de una enfermiza persuasión política, sino de una insoslayable necesidad primaria – la de comer y subsistir. La carta de 90 días, es el plazo que Estados Unidos concede a los que le niegan el parole, para apelar dicha decisión. Lo que no está claro en su relato, es si realmente los beneficiarios pertenecieron hasta el 2012 a la Unión de Jóvenes Comunistas. Hay tela para cortar, como, por ejemplo, si la membresía fue forzosa para obtener empleo o alimentos.

En cuanto a cómo queda el caso, ahora mismo ha habido cambios y, desde el mes pasado, el National Visa Center (NVC) es la entidad encargada acá de programar las citas. Primero, habría que establecer si tienen oportunidad de apelar, y si no la tienen, entonces dirigirse al NVC con el resto de su pregunta, o sea, si quedaron automáticamente programados para el 2017.

Conclusión, es necesario explorar más en detalle las circunstancias del caso. En el capítulo inmigratorio correspondiente hay impedimentos de imposibilidad de visados castigados con respectivamente 5 o 10 años, referentes a las circunstancias particulares de cada caso. La de 5 años (la suya) obviamente es la más benigna. Sus parientes, como ya mencioné, vendrán bajo parole (¡una ventaja!) -- nada que ver con el “escalafón” de fechas.

Venga a verme si desea conocer más detalles. Ya las gaviotas de su familia se divisan en lontananza...

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios