Linea de Inmigración

Línea de inmigración: Sólo grandes cambios podrían abrirle camino al nieto

Muy estimado Señor Rosenow: Leo detenidamente su columna en El Nuevo Herald y admiro mucho la gran ayuda que usted tan generosamente presta a las personas que necesitan de su gran conocimiento y experiencia.

Mi consulta es la siguiente. Soy ciudadana americana y el 10 de octubre del 2008, a través de un abogado presenté una petición I-130 por mi hijo de 45 años y mi nieto de 17 años, ambos ecuatorianos de nacimiento. Dicha petición fue aceptada por USCIS en una notificación que recibimos con fecha 25 de junio del 2010. No hemos podido saber por qué dicha oficina se demoró casi 2 años en aceptar la petición, y si debemos considerar nuestra fecha octubre del 2008 como la correspondiente fecha de prioridad.

Ya han transcurrido casi 7 años y de acuerdo al Boletín de Visas del Departamento de Estado la expedición de visas de inmigrante en esta categoría recién está en el 2007. Pero esa no es realmente mi preocupación. En una reciente visita al abogado, éste nos dio una mala noticia que nos ha dejando muy consternados. Nos dijo que mi nieto, que se había incluido en la petición a mi hijo, ya no era elegible porque el se había "aged out" Mi nieto actualmente tiene 24 años.

Mucho le agradecería me ayude a entender por qué mi nieto fue excluido de la petición si él era menor de edad cuando se aplicó, y entendemos que existe la ley Child Status Protection Act. Desde ya le quedo muy agradecida por sus comentarios.

Concepción Loor, Miami (vía correo electrónico)

Gracias por su amable carta, apreciada doña Concepción, y con todo gusto voy a desmenuzar su situación planteada para llegar a una conclusión racional y lógica acerca de los pormenores correspondientes. La petición de un ciudadano estadounidense (fuere nativo o nacionalizado, igual da) por su hijo adulto es de la categoría (“Preferencia”) F1 si el hijo es soltero, divorciado, o viudo, o F3 si el hijo está casado. Usted no hace referencia a este respecto en su prolija carta, por lo que (“en la duda, abstente”) voy a presumir lo primero. Para ciudadanos del Ecuador, la categoría F1 tiene cola que, al momento va por el primero de agosto del 2007. (La categoría F3, si ése fuera el caso, va más atrasada, apenas por 2004.) Según su carta, la fecha de presentación de su petición por el hijo (incluyendo al nieto) fue octubre del 2008, por lo que aún faltan 10 meses de avance para que el beneficiario (su hijo) le toque venir. No problem... Lo malo es que, a estas horas, el nieto ya se haya caído de la petición, la cual sólo es por el principal y sus hijos menores de 21 años, como le explicó su abogado. ¿Dónde, pues, hay una luz de esperanza?! Como usted bien pregunta, en la Ley de Protección de la Condición de Niño (la CSPA) que dispone que si, por el paso del tiempo, el derivado ya ha rebasado los 21 años de edad, se debe restar a su edad actual el tiempo muerto (!), si lo hubo, transcurrido entre la presentación y la aprobación de la petición.

Vamos a las fechas de su caso. Presentación de la petición: 10 de octubre del 2008. Aprobación de la misma: el 25 de junio del 2010, ó pocos días antes. Tiempo muerto entre las dos fechas: menos de 2 años (!). Conclusión: la CSPA no resuelve la situación del nieto porque, aun restándole el tiempo muerto, la “edad legal” del nieto (24 menos 2 años, ó aun menos tiempo) rebasa la edad crítica a efectos de derivación por el hijo... ¿Alguna otra solución? Diversas, pero ninguna a corto plazo. El padre, tras de inmigrar, siendo residente podrá pedir al hijo rezagado, tal como ocurrió con él mismo, proceso de muchos años de cola... El hijo tiene opciones de participar y ganar (?!) la anual lotería de visas (diversity), y así inmigrar por derecho propio, sin petición familiar alguna... El hijo pudiera tener atributos personales de excepcionalidad (ser un científico o un técnico muy calificado, y así inmigrar por una petición laboral), o como inversionista, si dispone de medio millón de dólares, o más. El hijo podría tener o adquirir una novia estadounidense (novia en serio, se sobreentiende..) O aun, el Presidente Correa de su país podría radicalizarse todavía más y producirse cambios inmigratorios imprevisibles. ¡Dios sabrá!

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios