Linea de Inmigración

Línea de inmigración: El matrimonio es la clave legal de toda la familia

Apreciado doctor Rosenow: He leído la sabia información y orientación que usted brinda a la gente confundida y de bajos recursos como yo, que estamos empezando en este país de oportunidades. En mi caso le pido el favor de orientarme, pues no quiero cometer errores que puedan afectar mi trámite de ciudadanía cuando llegue el momento.

Bogotano de nacimiento, tengo 36 años y entré con residencia en el año 2013, como hijo soltero con hijos. Nunca me casé, sólo viví con la madre de mis hijos y, después de algunos años, nos separamos. Antes de venirme a Estados Unidos, llevaba 2 años viviendo con mi novia en Bogotá. Ella tiene visa de turista y ha venido en tres oportunidades, quedándose por temporadas de 3 a 5 meses y regresando a Bogotá. Tenemos una relación muy estable a pesar de la distancia y, en realidad, nos gustaría casarnos para que ella se pueda quedar definitivamente en este país.

Actualmente ella se encuentra aquí en Miami y estamos viviendo juntos, con mi hijo de 13 años. También cabe mencionar que mi novia todavía tiene 3 meses para permanecer legalmente dentro del país. Mis preguntas en las cuales espero usted me pueda aconsejar son las siguientes.

¿Puedo yo, como residente, casarme con ella antes que se le venza la visa de turista y ella tenga que regresar a Colombia? ¿En caso de que sí me pudiera casar, ¿quedaría ella protegida de una deportación si ella se queda en el país? ¿Podría ser ella elegible para algún de tipo permiso de trabajo? ¿Podríamos enfrentar alguna multa más adelante si ella se queda en el país? ¿Cree usted que es mejor si espero a hacerme ciudadano para pedirla? Si me caso ahorita, ¿cree usted que puedo yo tener algún problema para mi ciudadanía?

Doctor le agradezco de antemano su valiosa orientación. Mil gracias y que Dios lo bendiga. Atentamente,

Fredy Acosta, (vía correo electrónico)

Gracias, don Cuasitoca (?!), por su amable carta. Mi palabrita inventada (la que le marco con sendos signos gramaticales) no es más que un simpático desquite para quedar a par de la suya, igualmente inexistente en el Diccionario de la Lengua Española. “Ahorita” no es más que un difundido colombianismo, carente de toda validez propia. No existe diminutivo alguno del adverbio ahora para decir “ya”, “en este momento”, “ni antes o después”.. Mi invento (“cuasitocayo”) surge de su “Fredy”, como me decía cariñosamente mi abuelita materna Zerline Steinhagen Cohn, Dios la tenga en su eterna gloria..

Pero, “vamos al grano”, como lo expresaba concretamente la gallina... Usted y su novia han escogido, como parece ser la moda en muchas parejas contemporáneas, prescindir de esa anticualla de la sociedad que llamamos matrimonio. “¿Para qué?”, dirán ustedes, si igual se puede vivir juntos, calentar cama, procrear hijos, etc. etc. Pues los que aprueban las leyes y los que las hacen valer --legisladores y policías (en este caso, Inmigración) -- son más anticuados y para ellos entre usted y su “novia” no existe vínculo legal alguno. Usted --¡al fin!-- pareció darse cuenta de ese vacío, y ahora surge el conflicto entre su libertinaje y su aspiración de reunirlos a todos ellos en ese concepto arcaico que en este país llamamos familia. Good for you! Si usted quisiera emigrar a otro país latinoamericano o de otro continente, ¡vale! (como dicen ahora hasta en las telenovelas...). Pero para inmigrar a Estados Unidos, usted(es) no está(n) ni para comenzar...

Gran resumen. Primero, cásense – aquí, allá, o acullá, da igual. Esto no le da permiso de trabajo inmediato a ella, pero inicia una etapa de protección. La petición inmigratoria por la esposa (planilla I-130) la pone en una cola bastante corta – va por el 1ro. de agosto del 2013, unos 2 años de espera. (Si no hace la petición, la espera (??!) no será larga, sino ¡infinita!) Entretanto, ella podrá seguir usando su visa de turismo y así compartiendo a ratos... el almuerzo con usted. Hágase ciudadano, que así se acabarán todas las esperas. ¡Y véngame a ver cuanto antes!

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios