Linea de Inmigración

Última revisión al ajuste cubano (Caso Vázquez) facilita todo

Abogado Manfred Rosenow: Le envío este correo con la finalidad de que, a través de su experiencia, pudiera ayudarme a aclarar unas dudas relacionadas con inmigración y así poder dar los pasos adecuados. Dadas las circunstancias, que ya todos conocemos por las que está pasando Venezuela, he decidido buscar la manera legal de emigrar, y por eso acudo a su experiencia en la materia.

Soy venezolano, hijo de padre cubano y madre venezolana. Yo puedo solicitar mi nacionalidad cubana. Lo que no tengo claro es que, si al otorgarme la nacionalidad cubana, ¿el gobierno cubano me enviará un documento ó acta que hace constar mi nacionalidad, ó el pasaporte? ¿O cuál será el documento que tengo que tramitar? Y lo otro es si, al obtener esta segunda nacionalidad, ¿pudiera yo aplicar a la ley de inmigración como cubano en Estados Unidos?

Esperando que pueda entender mi situación y una pronta respuesta, me despido, atentamente,

“Manuel” (vía correo electrónico Samsung Mobile).

Su padre, estimado lector, por nacer usted le obsequió no sólo la vida misma, sino la preciosa e irrenunciable herencia de la nacionalidad cubana -- un atributo único y privilegiado de todos los originarios de la isla en su tormentosa (d)evolución política de 56 años atrás. Reflejando el nombre que su progenitor providencialmente le otorgó, Manuel -- versión hispana del hebreo “Immanuel” (”de la mano de Dios”) -- al llegar usted legalmente a Estados Unidos, las leyes de inmigración de este país le regalan al “año y un día” después, la residencia legal permanente (la codiciada green card), el primer jalón, 5 años después, que si usted opta por ella opta, ¡la plena ciudadanía estadounidense! Condición: su buena conducta (good moral character), su apego a las instituciones de este Primer País del Mundo, y un moderado conocimiento del idioma inglés. Wow!

La evolución de las normas legales para que los cubanosninguna otra nacionalidad!) culminen todo este proceso, ha recorrido una serie de clarificaciones en forma de decisiones pertinentes de las autoridades inmigratorias, la última de las cuales es el Caso Vázquez (AAO, 6 de febrero del 2007), que supera la hasta entonces vigente (Caso Buschini) y que, después de un análisis a fondo de las diferentes reglas, regulaciones, disposiciones, etc. de las leyes cubanas sobre nacionalidad, determinó que “el único paso necesario para un niño nacido fuera de Cuba para adquirir la ciudadanía cubana... es que, al momento del nacimiento del niño, por lo menos uno de sus padres sea ciudadano cubano, y que el niño sea registrado en el consulado cubano localizado en el país de nacimiento del niño”. Por esta razón, cualquier solicitante bajo la Ley de Ajuste Cubano (Cuban Adjustment Act, CAA) de1966 que aporte un certificado de nacimiento expedido por el respectivo consular cubano de que establezca que al menos uno de sus padres es cubano, debe ser aceptado como evidencia preponderante de que él ó ella es ciudadano cubano. En ausencia de alguna otra evidencia que establezca que el solicitante haya perdido la ciudadanía cubana, el solicitante debe ser considerado ciudadano cubano para propósito del ajuste bajo la ley nombrada.

En la práctica, las personas que registran su nacimiento en el consulado cubano en el país donde nacieron, ese organismo les expide una certificado de nacimiento como constancia de ciudadanía cubana, con una nota que dice “para uso del Registro Especial del MINJUS” y con una nota marginal que dice: “Original y copia para MINJUS. Copia para el Consulado y Copia al Interesado.” De acuerdo con la decisión del AAO, la sola certificación de nacimiento expedida por el consulado cubano es evidencia absoluta de ciudadanía cubana.

Como se dice coloquialmente, con ese certificado en la mano, usted, ¡está hecho! Sea que usted obtenga una visa de turismo para viajar a Estados Unidos, ó que se presente en la frontera de este país, usted (y sus niños doquiera hayan nacido, con papeles similares), entrarán sin obstáculo a Estados Unidos, y al año de estar aquí su problema habrá terminado. ¿Estamos?!

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios