Linea de Inmigración

Línea de inmigración: Hay casos... ¡y casos! -- el suyo no debe preocuparle

Buenas tardes, abogado. Le escribo para pedir, si puede, una ayuda para aclarar mi caso.

Soy italiana y estoy casada con un ciudadano cubano hace casi 4 años. Nos casamos en Colombia y más tarde nos fuimos a Italia, donde hemos vivido, por casi 2 años mi marido, y yo, por casi tres. Mi marido, en marzo del 2014, entró aquí en Estados Unidos pasando la frontera mexicana y buscando la residencia por la Ley de Ajuste Cubano. Él ya hizo todos los papeles y solamente está esperando que le llegue la residencia.

Yo entré legalmente aquí en Estados Unidos en el febrero de este año y, como soy ciudadana europea, no me pidieron visa porque entré como turista, al menos en el papel. Este es el único papel que los europeos tenemos que presentar fuera de la Comunidad Europea, junto con el pasaporte. Intentamos averiguar con más personas sobre lo que yo tenía y qué tengo, que hacer para quedarme legal aquí.

Nos dieron tres respuestas diferentes. Una empleada de Inmigración nos dijo que yo debía salir del país, pedir una visa B-2 en una embajada estadounidense, y si me la aprobaban, regresar con esa y hacer cambio de visa aquí en Estados Unidos. Otro empleado nos dijo que debía quedarme y aplicar por la residencia con mi marido, que a esa fecha todavía no había aplicado aún por la residencia. Un abogado nos dijo que yo tenía que esperar a hacer “un año y un día” desde que llegué, sin salir del país, y al día siguiente, podría aplicar por mis papeles. Mi marido en abril ya aplicó por la residencia y ya le tomaron las huellas.

¿Yo cómo me debo mover? Ahora tengo mucha confusión y tengo miedo de ser ilegal, aunque por la ley de ajuste cubano no debería tener miedo. ¿Me puede usted dar luz por este caso? Le agradezco ya de ahora. Le felicito y un buen día.

“Simona”, (vía correo electrónico)

Recomendaba el gran filósofo estadounidense Ralph Waldo Emerson “Simplifica, simplifica...!” Usted, bella donna italiana (¡ojo! no confundir con la “belladona”, ¡un veneno fulminante!) se está ahogando en un vaso de agua...

Lo simple: su marido, un poco menos bello que usted, debió esperar a que usted cumpliera los 366 días de su llegada y “aplicar” juntos, una sola gestión, lo más clara posible. Como él no lo hizo así, todo lo que usted tiene que hacer ahora es seguir el consejo del colega, esperar a cumplir el año de presencia física aquí, y el día 366 enviar su solicitud de ajuste de estatus bajo la Ley de Ajuste Cubano. Para entonces ya su esposo será residente legal. Por lo dicho, no se mueva usted del país y todo le saldrá bien...

Buenos días, señor. Leí una de sus columnas de inmigración en un periódico de Florida y tengo la siguiente pregunta, para ver si usted puede quitarme algunas preocupaciones que tengo.

De hace 10 años para acá, cometí DUI [manejar vehículo en estado de embriaguez] en la Florida. Tres meses antes de que pasaran los 10 años, cometí otro DUI en Pennsylvania, lo cual suma dos DUIs. Hablé con una abogada aquí en Pennsylvania y ella no pudo encontrar rastro de mis récords de Florida. Yo cumplí con todas las sanciones y multas impuestas y con las cortes. Mi pregunta es, ¿si salgo del país, podré regresar sin problemas? Gracias.

“Anónimo” (Original en inglés.)

No estoy particularmente familiarizado con las leyes de Pennsylvania respecto a los DUIs, pero en la Florida (y estamos en temporada del baseball...), a la cuenta de tres intentos fallidos, el umpire le canta outstrike cantado!).

Manejar embriagado es un delito estatal (¡no federal!) y aun cometer dos de ellos, siguen siendo misdemeanors (delitos menores) que no son fatales para su gestión. Así y todo, aunque no salgan juntos en una verificación estatal, usted está obligado a declararlos en su solicitud y el no hacerlo constituiría una falsedad (¡fraude!) que acabaría con toda su gestión.

Lo mejor: abstenerse de salir hasta haber jurado la bandera de este gran país... ¡Feliz regreso!

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios