Linea de Inmigración

Línea de inmigración: ¡Un galimatías! Casi ni yo mismo me entiendo...

Lo saludo atentamente, le explico. y ojalá pueda tener una buena respuesta de usted.

Presenté papeles para ciudadanía en diciembre del 2005. Me llegó la cita para el examen en julio del 2006, pero al llegar a la oficina de Inmigración para dar el examen, no me aceptaron por un mal cálculo: me adelanté 2 meses en presentar los papeles para la ciudadanía, que debió ser en febrero del 2006.

Me dijeron que vuelva a presentar la solicitud, volviendo a pagar los $400 y que en 4 meses me estarían llamando. Lo hice en septiembre del 2006. Después de 6 meses que no me llamaban, fui a Inmigración mes a mes, porque mi nieta ya había cumplido 16 años y yo tenía que hacer la aplicación de pedir a mi hijo antes que mi nieta cumpliera los 18 años. No sabían de mi caso y recién en diciembre del 2008 me llegó la cita. Di mi examen y lo aprobé. Pedí a mi hijo en el mes de marzo del 2009, con sus dos hijos. La mayor cumplió sus 18 años en agosto del 2008 porque Inmigración demoró 2 años en la nueva cita para dar el examen de ciudadanía.

Mi pregunta es, ¿cuando aprueben la petición de mi hijo, también mi nieta se beneficiará?. Gracias por la atención prestada.

Maria Estévez (vía correo electrónico)

Este galimatías, como yo lo entiendo, es así: la demora en el proceso de la ciudadanía es prehistoria y un ejemplo clásico de la ausencia de asistencia profesional de su caso. Afortunadamente, hoy en día, un caso de ciudadanía se procesa en menos de 6 meses, por lo menos aquí en el sur de la Florida.

Si usted tuvo que esperar hasta llegar a la ciudadanía para presentar la petición I-130, es porque su hijo es casado. Por una razón inexplicable, ó explicable tal vez, usted guarda silencio sobre el estado civil de su hijo, pues de lo contrario lo hubiera podido pedir desde su estatus de residente permanente como hijo soltero, desde por lo menos antes del 2005. La petición de su hijo es por lo tanto de la categoría F-3, cuyo turno de visa está por ahora en el 22 de mayo del 2004, es decir, que en este momento están procesando visas de inmigrante para la F-3 a beneficiarios de I-130s presentadas antes de, o en esa fecha. Igualmente usted guarda silencio acerca de la nacionalidad de su hijo, dato muy importante, pues si su hijo fuera cubano, la I-130 hubiera sido aprobada desde el 2009 y él, sus vástagos, y su esposa ya estarían aquí. Pero si su hijo fuera mexicano o filipino, el turno de visa sería 1997 ó 1992, respectivamente.

Asumiendo que su hijo tiene ciudadanía de cualquier otro país del mundo diferente a las tres mencionadas, el turno de espera todavía tomará aproximadamente más de 4 años y 10 meses para que le toque un turno de visa. Si la petición I-130 aún no ha sido aprobada, eso es positivo para su nieta que ahora tiene 25 años, si ella se mantiene soltera. Para que su nieta pueda emigrar junto con su padre, ella tiene que estar soltera, y menor de 21 años en el momento en que haya número de visa disponible.

Bajo la Ley de Protección de la Edad del Menor (CSPA, por sus siglas en inglés) la regla es así: la edad biológica de la joven en el momento en que el número de visa esté disponible menos el número de años que la I-130 estuvo pendiente de aprobación por parte de Inmigración. El resultado de esta ecuación será la edad inmigratoria de su nieta. Si ese resultado es menos de 21 años, su nieta podrá emigrar bajo su petición junto con su padre. La fecha de prioridad de la I-130 es la fecha en que usted presentó la petición. En su caso, es marzo del 2009. Según su carta, la petición I-130 todavía no ha sido aprobada y según el boletín de visas del Departamento de Estado para el mes de octubre 2015 la fecha que están procesando es 22 de mayo del 2004. Si la petición I-130 fuera aprobada hoy, la joven tendría 6 años y seis meses de crédito en su edad biológica de 25 años. Sin embargo, la larga espera de 4 años y 10 meses hasta llegar al turno de su hijo, también incrementará la edad biológica de su hija a cerca de 30 años. Si a esa edad se le deducen los 6 años y seis meses durante la cual la petición estuvo pendiente de aprobación, su edad inmigratoria será 24 años y 6 meses, por lo tanto no estará amparada por la ley CSPA y no logrará emigrar junto con su padre.

Solución: cruzar los dedos para que Inmigración mantenga la petición pendiente de aprobación indefinidamente.

¿Complicado? Ya lo creo... Venga a verme para dilucidar todos los “supuestos” enunciados en mi respuesta.

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios