Linea de Inmigración

Línea de inmigración: Dilema de médico cubano y esposa venezolana

Buenos días estimado doctor Manfred. Siempre leo su columna en el diario el Nuevo Herald vía internet. Le escribo desde Venezuela, desearía su opinión al respecto. Soy venezolana y estoy casada con un médico cubano que llegó hace años atrás al país en la primera Misión Barrio Adentro. Él huyó de dicha misión y actualmente trabaja en Venezuela como médico general, teniendo el título revalidado en el país.

Tenemos casi 8 años de matrimonio y él tiene pasaporte cubano. Nuestra intención es establecernos en Estados Unidos de América, huyendo del desastre que la revolución chavista convirtió a Venezuela.

Mis preguntas son, ¿qué pasos debemos hacer? No tenemos visa de turista para entrar a Estados Unidos. ¿Habrá algún problema a la hora de solicitar la visa de turista en la embajada americana en Caracas? ¿Llegamos juntos a Estados Unidos o por separado siendo mi esposo el primero en llegar? ¿Esperamos al año y un día para iniciar los trámites? Muchas gracias por su atención y atenta a sus comentarios.

Marinel Quijada, Venezuela (vía correo. electrónico)

Lo que no está claro en su carta es que usted dice que “Él huyó de dicha misión y actualmente trabaja en Venezuela como médico general.” Me parece que alguien que huye no se queda al mismo tiempo en el lugar de donde huye.??!

Pertenecer al grupo de los que no tienen visa estadounidense plantea una gran incertidumbre, y es el primer problema por solucionar, especialmente para usted, esposa de un médico cubano quien vino de Cuba en la primera Misión Barrio Adentro. Esta misión se inició en Venezuela en el año 2004. Más de 26,000 cubanos profesionales de la salud fueron traídos a Venezuela de los cuales 15,000 eran médicos, y su esposo debió ser el número uno de dicha primera misión.

La realidad es que su esposo cubano no necesita visa, sino que le basta llegar a la frontera entre México y Estados Unidos, en uno de los puertos de entrada presentarse a pedir parole (admisión bajo palabra) mostrando su evidencia de ciudadanía cubana (inscripción de nacimiento y pasaporte cubano). Después de una entrevista a fondo durante la cual será sometido a un largo interrogatorio por parte de los funcionarios estadounidenses, tendrá camino libre para su propia inmigración.

Preguntas como si ha pertenecido al Partido Comunista, si tiene pasado criminal, si ha participado en tortura y vejación humana, etc. etc. pueden ser parte de dicho cuestionamiento. Debe responder siempre con la verdad. Una vez que el interrogatorio termine el oficial de inmigración le extenderá el famoso parole, documento con el cual podrá pedir a Inmigración permiso de trabajo y algunas ayudas gubernamentales para así iniciarlo en la vida en Estados Unidos.

Si usted tiene éxito con la obtención de la visa de turismo suya, tendrá la llave para abrir la puerta grande, ya que la de atrás no se la recomiendo porque, siendo usted venezolana, usted no es elegible al parole, pero si a la de residencia mediante la Ley de Ajuste Cubano, una vez que haya sido inspeccionada y admitida y haya cumplido 366 de presencia física en Estados Unidos y se encuentre viviendo con su esposo de varios años bajo el mismo techo, y compartiendo con él lo bueno, lo malo y lo feo, podrá solicitar su ajuste bajo la benevolente Ley.

Si la visa de turismo le es esquiva, usted tendrá que esperar que su esposo camine el proceso de parole y cuando él sea residente legal de este país podrá iniciar una petición familiar (I-130) que la llevará a obtener su visa de inmigrante a través del trámite consular. La solidez de sus 8 largos años de matrimonio le dará la energía y fortaleza para esperar pacientemente hasta que llegue el momento de fundirse en un fuerte abrazo de bienvenida a este país por el aeropuerto de su elección. ¡Mucha paciencia!

MANFRED ROSENOW es un abogado y periodista de Miami especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald, 3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios