Linea de Inmigración

La Ley de Ajuste Cubano sigue vivita y coleando

Estimado señor Manfred, vivo en Cuba y actualmente estoy reclamado por mi hermana que vive en los Estados Unidos y que tiene ciudadanía americana. Tengo cita en la Oficina de Intereses para abril del 2017 para la visa de inmigrante, según me notificaron inicialmente.

Tengo entendido que las fechas de las citas para el Cuban Family Reunification Parole (CFRP) están siendo adelantadas por el National Visa Center (NVC) en coordinación con la Embajada en La Habana. Si mi priority date de Estados Unidos aquí en Cuba es marzo del 2003, ¿sabe usted qué tiempo están adelantando las entrevistas?

Le agradezco con antelación su respuesta. Saludos,

“Roberto” (vía correo electrónico).

Estimado Roberto, si usted me preguntara cómo, exactamente, cada vez que mi bella esposa Teresa me sirve la espectacular sopa de pollo que ella con sus propias manos me prepara, mi silencio le rompería a usted los tímpanos, valga el oximorón... Ni un Nirvana culinario como el restaurante Kempinski de la época pre-hitleriana en Berlín, Alemania, podría emular, ¡ni siquiera aproximarse!, a tan exaltado logro para sibaritas...

Pero, llevado de la nostalgia por mi entorno impúber -- salí de allá (¡huyendo!) a mis 6 añitos de edad-- me he dejado llevar en la evocación – es mi costumbre – por veredas hiperbólicamente remotas a su concreta pregunta. Si Cuba no fuera, como lo es, la única excepción al cuadro cotidiano de las fechas de preferencia (turnos inmigratorios) de todos los países del mundo, el turno suyo de inmigrar a Estados Unidos (usted correctamente cita la fecha de turno corriente) conllevaría una espera, no sólo de 12 años (2015 – 2003), sino posiblemente de 24 años, ¡el doble!, dado lo lento del avance de tan “perezosa” cola...

Pero, otra vez, tan negativa consecuencia quedó conjurada porque cuando el entonces Presidente de Estados Unidos Lyndon B. Johnson firmó la Ley de Ajuste Cubano (la CAA), no sólo la hizo retroactiva al 1ro. de enero de 1959 (fecha fatídica de la corriente historia de Cuba, usted sabe por qué...), sino que todo lo explicado ha permitido la inmigración y asentamiento de 2 millones de cubanos en estas tierras de libertad...

Igual usted, cubano, está exento de la larguísima cola explicada, sino que inmigrará a este país con su parole, el cual se lo tienen programado para el 2017. Desde que el NVC tomó el control y manejo de las citas para el programa, casi un año atrás, ellos son los que determinan y escogen a quienes le dan el beneficio del parole y a quienes no. En general, aquellos cuyas fechas de prioridad están cercanas no los favorecen para emigrar bajo el programa de parole sino por el sistema de prioridades o como familiares inmediatos, como es su caso, cuyo turno de entrevista fue programado para el 2017. ¿Por qué no antes?! Porque el número anual total de extranjeros de cualquier país del mundo está limitado a 20,000 almas por año, y a usted le tocó paciencia hasta el 2017 por todo lo ya explicado.

Pero respondiendo a su pregunta concreta, en la página del portal cibernético de la Embajada Americana en Cuba, hace 3 días publicaron un anuncio informando que todas las entrevistas para el programa de reunificación mediante parole están siendo ahora programadas por el NVC. Esto incluye a todos los solicitantes a quienes previamente se les habían fijado fechas de entrevista bajo el sistema del Centro de Llamadas. Ellos serán re-programados y el NVC enviará una carta a los peticionarios confirmando la fecha y hora de la entrevista, aproximadamente 45 días antes de la fecha de la misma. Para preguntas por el estatus de los casos pueden dirigirse a https://secureforms.travel.state.gov/ask-nvc.php

Último problema: una sensible mayoría republicana del Congreso estadounidense acaba de preparar una modificación de la Ley de Ajuste Cubano, no aboliéndola – que sería una catástrofe política a la que nadie se atreve—pero sí despojándola de ciertos beneficios colaterales, como ser auxilios monetarios concomitantes, que les parecen odiosos a los propulsores de ese proyecto de cambio. No quiero adelantarme, sino esperar a que las cosas se calmen –ó se exacerben—porque esta columna es informativa, no alarmista.

En fin, usted no tiene problema, excepto sobrevivir, como lo ha hecho hasta aquí, y esperar a que el año próximo traiga nuevas evoluciones positivas. ¡Le deseo lo mejor!

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios