Linea de Inmigración

LINEA DE INMIGRACION: Matrimonio suena emponzoñado, pero caso aún tiene lucha

Es un gusto saludarle y aprovecho la oportunidad para dedicarle que nuestro Padre Celestial derrame ricas bendiciones en usted y cada uno de los suyos. 

El 4 de junio del 2012 contraje matrimonio con una ciudadana de este país, quien realizó una petición con  lo cual obtuve residencia condicional por 2 años, la cual se vence el día 26 de este mes. Por razones económicas no pudimos hacer la solicitud [de remoción de la condicionalidad] cuando nos enviaron dicho aviso que recibimos en septiembre del año pasado. Sumado a esto, tuve que viajar con mí mamá debido a una emergencia. El formulario para remover la condicionalidad fue recibida por Inmigración el 29 de diciembre. Ya nos enviaron los correspondiente recibos.

Actualmente estoy enfrentando serios problemas conyugales y de tiempo atrás estoy atravesando problemas de trabajo. Aunque he recibido otras bendiciones, nuestra situación económica ha sido apretada, de lo que se derivan problemas internos. Además, pasé por una operación quirúrgica lo que me limitó desde el 14 de marzo del año pasado durante 3 meses y actualmente tengo que cuidarme. Por contradicciones o ironías de la vida, ella se portó muy bien en todo esto conmigo y con mis hijos, pero también he pasado por la parte fea de recibir ofensas debido a que enfrento una condición de disfunción eréctil que aún se está analizando, con posibilidades de hacerme otra cirugía. Por lo antes expuesto, he sido agredido varias veces debido a esa disfunción y el estar en el acto amoroso me provoca malestares y pierdo la erección. Además, siempre vivo bajo amenaza de divorcio, aunque de manera personal también yo he estado a punto de tomar la decisión de divorciarnos, no importándome lo que venga debido a que es mejor estar en tranquilidad. He enfrentado limitaciones para poder asistir a la iglesia donde nos casamos y ni siquiera puedo dar el diezmo porque, según ella, “tenemos difícultades y Dios entiende”. Dejé de asistir a la iglesia porque yo siempre he participado de todo el servicio y ella quería asistir sólo a la prédica. También tengo limitaciones para ayudar a mis hijos debido a que ella siempre está en desacuerdo. Mis hijos todos estudian y una de las razones que me motivó a estar en este país es la gran oportunidad que nos brinda esta gran nación. La mayor de ellos va ser médico y el varón mayor va ser especialista en alimentos y bebidas, o chef.

La gota que derramó el vaso ocurrió el 10 de enero. Ella tenía invitación de su amiga y al inicio sería una reunión sólo de mujeres. Después cambiaron para incluir a los varones, pero yo no quise asistir por mí trabajo, por lo que discutimos y entonces me está amenazando ahora con divorcio. Hay muchos más problemas que mencionar, pero respeto su espacio y tiempo. Estoy a la espera de que me llegue la cita para huellas, fotos etc. Supuestamente ella someterá el divorcio a finales del mes y la separación de la corporación también ya está en curso. Mis preguntas son: ¿En qué situación quedo si al momento del divorcio no ha llegado cita de Inmigración?, ¿O qué pasaría sí sometemos el divorcio? Además, ¿sería posible viajar por razones de mi trabajo mientras estoy en este proceso? ¿Cuales serían los pasos a seguir ante Inmigración?

Me siento muy consternado, ella siempre me achaca la culpa de todo, es como un síndrome. Le he propuesto que visitemos un sicólogo ó que volvamos a la iglesia juntos, a lo que se niega. Solicito de su orientación y sus buenos oficios en cuanto le sea posible. Muy agradecido con antelación por la atención brindada y su segura respuesta afirmativa.

“Anónimo”, Miami (vía correo electrónico)

Imposible responder analíticamente su caso porque usted acabó (¡literalmente a plumazos!) con las últimas pulgadas de espacio disponible. Hay posibles esperanzas de aplicar un waiver (una dispensa) para salvarle la vida inmigratoria, pero necesitará visitarme para conocer los detalles. ¡Venga... y no traiga la esposa!

MANFRED ROSENOW es un

abogado y periodista de Miami

especializado en temas de inmigración.

Escríbale a El Nuevo Herald,

3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172 o al correo electrónico rosenowesq@aol.com

  Comentarios