Linea de Inmigración

Documente su ciudadanía cubana. ¡Hágalo pronto!

Hola señor... ante todo un cordial saludo y de antemano mi agradecimiento por su atención a mi correo. Mi esposo y yo somos cubanos y estamos en este gran, país hace 19 años, y acá tengo gracias a Dios a mis tres hijos y 5 nietos, todos muy bien encausados y con estudios universitarios obtenidos en este país bendecido.

Mi consulta es sobre un nieto de mi esposo que es nacido en México de padre mexicano y madre cubana (hija de mi esposo.) Ese nieto de mi esposo entra y sale cada 6 meses a este país con visa de trabajo y está muy contento ya que en México a pesar de él tener estudios universitarios (inconclusos) no tiene perspectiva ninguna.

Mi pregunta es: ¿pudiera él siendo hijo de una cubana que reside en Mérida, Cancún, acogerse a la ley de Ajuste Cubano? Le agrego que su madre mantiene la doble ciudadanía cubana-mexicana.

De antemano agradezco infinitamente su ayuda al respecto y confío plenamente en su sabiduría que le concedió el Altísimo para bien de mucha gente. Muy agradecida por su respuesta que espero pacientemente, pues sé que usted está siempre muy ocupado y esto es una labor humanitaria y de buen cristiano.

Que Dios bendiga mucho a su esposa y a usted y les dé muchos años de salud y prosperidad.

D. Balart

Su caso, estimada señora D., está lejos de ser algo inusual o novedoso. Lo formuló, ahora, 500 años atrás, el mayor literato de la cultura anglosajona, el benemérito William Shakespeare: “ser o no ser, en eso consiste toda la sabiduría humana”. Poco pensaría el gran bardo en la hermosa isla de Cuba, apenas descubierta, menos de un siglo antes de su tiempo, pero su verdad es ineluctable por toda la eternidad...

En su caso, la disyuntiva crucial consiste en si el nieto de su esposo es o no es nativo o ciudadano de Cuba. Nativo no lo es (es claramente mexicano), pero ciudadano de Cuba puede él mismo reclamar serlo, basado en la inmutable ley de descendencia cubana, (Art. 29 de la Constitución de la isla, celosamente retenido por la Constitución Castrista de 1975 aunque datara originalmente de la clásica de 1940).

En resumen, como mexicano, su nieto político carece de toda posibilidad inmigratoria a corto plazo en Estados Unidos, ¡pero como cubano, “está hecho”!. Para lograr esa magnífica posibilidad deberá presentarse ante la embajada de Cuba en el país azteca y gestione su propia partida de nacimiento cubana demostrando que es hijo de madre cubana. Este proceso de documentación es bien simple y la autoridad cubana, creo yo le cooperará ampliamente. Una vez haya sido así documentado, le será expedito presentarse en un puerto de entrada en la frontera con Estados Unidos o en cualquier aeropuerto internacional, solicitando admisión bajo parole, y así, al año y un día de presencia física en Estados Unidos, hacer su ajuste de estatus a residente legal permanente, como lo han hecho arriba de un millón de sus paisanos.

Mi recomendación: hágalo pronto. ¿Por qué este énfasis mío?

Porque desde el 17 de diciembre del año pasado, las cosas con Cuba están impredeciblemente movedizas, y nadie puede pronosticar que cambios ulteriores podrían ocurrir. Por una parte pareciera ser que el régimen de los Castro estuviera acercándose a su final, pero por otra, La Habana persiste en su cejado desafío a toda acción que ayude a despejar la lacra de casi 60 años de poderío comunista, y en ese ambiente, cualquiera cosa puede pasar.

El mismo Raul Castro anuncio su retiro para el ano 2018, pero con él, igual que con su antidiluviano hermano, nada de lo que le sale de la boca, es un artículo de fe.

Este vaivén de rumba cubana pudiera poner punto final a la La Ley de Ajuste Cubano, por lo cual año tras año Cuba ha bregado persistentemente, al unísono con algunos congresistas cubano americanos. (¡Cuidado!)

MANFRED ROSENOW es un abogado y periodista especializado en temas de inmigración. Su columna se publica los sábados y domingos. Envíe sus preguntas a su nombre a El Nuevo Herald, 3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172, o directamente por correo electrónico a rosenowesq@aol.com

  Comentarios