Linea de Inmigración

A primera vista, el matrimonio por poder no “resuelve”

Hola, soy médico cubano y me encontraba en misión en Venezuela. Deserté y llevo en este país 4 meses. Me refirieron con usted que puede asesorarme y ayudarme. En Cuba tengo un hijo y mi mujer (no estoy casado con ella.)

Tengo en mis manos un poder que me autorizó el cónsul cubano en la embajada de la capital, para casarme por poder, e incluirlos en el parole que nos ofrece el gobierno a los médicos cubanos para poder empezar la reclamación, ya que mi hijo, sí lo aprueban, pero exigen el matrimonio, ó sea la certificación.

¿Tendrá validez? Así tenemos 3 años juntos y un hijo e común. Muchs gracias. Espero su respuesta.

Yordanis Camejo Barrios, (vía correo electrónico)

En Cuba ya no reina ningún potentado yoruba, ni monarca alguno pre-mambiso, ni un usurpador de las gestas martianas, sino uno (...) que se ha filtrado impunemente en la (des)organización de la paradisíaca isla: reina la confusión. De ahí, apreciado Dr. Camejo Barrios, me temo que me faltan ciertos datos concretos acerca de su situación marital, los papeles que establezcan clara y oficialmente su relación con las damas a que alude, y particulares sin los cuales no lo podría ayudar en concreto, como deseo hacerlo. En muchos países latinoamericanos la legitimidad del matrimonio, más allá de la simple convivencia, se establece por situaciones de hecho (que no de derecho, circunstancia que no encaja fácilmente en un análisis matrimonial mucho más conservador, como el que rige en la sociedad norteamericana).

Una de dos: ó me vuelve a escribir usted con más datos (y, ojalá, con papeles), ó, ¡lo óptimo!, me los trae para así comentar sus posibilidades cara a cara (no le cobro nada), a ver cómo enrumbamos a su mujer e hijo en una vía de solución a su deseo inmigratorio ¿O.K.?!

Estimado Manfred Rosenow: Soy ecuatoriana y ya llevo 3 años de matrimonio con mi esposo de nacionalidad cubana. Él me dice que viajemos a Estados Unidos por frontera de México, que al llegar los dos juntos, a los dos nos ampara por igual la Ley de Ajuste Cubano, por ser su esposa, y que recibiría todos los beneficios que ellos tienen.

¿Qué tan verdadera es esta afirmación de mi esposo, y recibo yo los mismos beneficios que él, como el de obtener a los 3 meses de permanencia en Estados Unidos, permiso para trabajar legalmente, y que, a los 365 días, los dos seremos residentes estadounidenses?

Le informo que yo sí tengo visa americana para 5 años. No sé en qué pueda ayudar esto, pero necesito la mayor ayuda a esta consulta. Gracias y saludos.

Su bello nombre, Lorencita, trae a mi memoria un chiste (de bastante mal gusto...) referente a la esposa de un ex Presidente de mi propio país, homónimo de apellido del actual — Santos — a quien sus malas lenguas nombraban “Lorencita.de... Tantos...” En mi librito, todos ellos estaban de fusilar...

La propuesta de su esposo — presentarse juntos en la frontera mexicoestadounidense — falla por completo por que sólo lograría la admisión de él a Estados Unidos con parole. El hecho de ser usted su esposa no-cubana, no le extiende a usted misma privilegios de admisión. Por lo tanto él entraría a Estados Unidos pero usted a la comisaría más cercana, detenida por buscar una admisión irregular. Su esposo está confundido. Todo lo que él habla de admisión solamente es válido para sí mismo como cubano. A usted sólo le empezarían dolores de cabeza de cabeza que bien puede evitar.

La solución simple para usted misma es ingresar a Estados Unidos con la visa que usted tiene. En pocas palabras las entradas de ustedes dos no se pueden mezclar, a menos que usted solicite y obtenga admisión como turista en el mismo puerto fronterizo. Pero de esto su probabilidad de admisión es del uno por ciento (o menos) por lo que esta variante inmigratoria me parece un suicidio.

La fórmula práctica de producir la admisión de ambos es precisamente la de ingresos separados. Todo intento de admisión a Estados Unidos conlleva siempre un cierto porcentaje de riesgo, porque si el inspector de frontera o aún de aeropuerto estadounidense encuentra sospechas de que lo que usted realmente intenta es venir a quedarse, usted tendrá una alta probabilidad de fracaso. En resumen ambos tienen que hacer viajes individuales, usted para hacer admitida como una “visitante”, y él bajo la aún existente política universal de admitir cubanos en la frontera estadounidense con sus “pies secos”. ¿Estamos?...

MANFRED ROSENOW es un abogado y periodista especializado en temas de inmigración. Su columna se publica los sábados y domingos. Envíe sus preguntas a su nombre a El Nuevo Herald, 3511 NW 91 Avenue, Doral FL 33172, o directamente por correo electrónico a rosenowesq@aol.com

  Comentarios