América Latina

Las quitapenas, muñecas con poderes ‘extraordinarios’ de Guatemala para el mundo

La muñecas quitapenas se han hecho tan populares que han dado lugar a una industria en Guatemala.
La muñecas quitapenas se han hecho tan populares que han dado lugar a una industria en Guatemala. Getty Images/iStockphoto

Cuenta la leyenda maya que cuando sus dioses se reunieron para formar el mundo, su intento por crear a la humanidad no daba fruto. “Los primeros hombres los construyeron de piedra, pero duros como eran no podían moverse”, dice el libro sagrado de esa cultura, el Popol Vuh. “En el segundo intento lo probaron con lodo, pero con la primera lluvia los seres se deshicieron”.

Y como dice el dicho, la tercera fue la vencida. El relato maya continúa diciendo que sus dioses exclamaron: “¡Que de maíz sean!”, y así fue que apareció Ixmucané, la diosa de ese grano, para crear a los hombres y mujeres mayas.

Ahora esa misma diosa ha dado origen a una nueva leyenda. Esta viene en forma de unas diminutas muñecas a las que se les llama “muñecas quitapenas”. Se les vende, más como souvenir y se usa como “gancho” el curioso mito que, si alguien tiene una preocupación, basta con que se le cuente a alguna de estas muñequitas, la coloque debajo de su almohada y ella, a cambio, se hará cargo de su preocupación, impidiendo que ésta le quite el sueño. Algunos comerciantes van más allá y aseguran que éstas también resolverán el problema, convirtiéndolas así en amuleto.

Lo que comenzó como una leyenda se ha convertido en una industria en la que participan muchos artesanos guatemaltecos. Ellos se entregan con devoción a la manufactura de estas muñecas usando como base pequeños trozos de madera, alambre o cartón y vistiéndolas de sedalina, lana o incluso retazos de telas. La mayoría miden 2 cms, pero las hay más elaboradas, de 10 cms. Estas no solo traen una cabeza mejor formada, también vienen hasta con los coloridos tejidos típicos distintivos de las diferentes regiones del país.

Algunos comerciantes dicen que sólo se le debe contar el problema a la muñeca en secreto

Con el tiempo, las muñecas quitapenas se han ido transformando y últimamente vienen en cada vez más esmerados empaques, como bolsitas de tela o cajitas de madera, y en grupos de seis: una muñeca para cada día de la semana, excepto el domingo porque según dicen sus creadores, hasta las quitapenas merecen su descanso.

El concepto de que un juguete tan pequeño tenga una potestad mágica y sea capaz de aliviar una pena ha tenido mucho éxito, sobre todo en los turistas a quienes les gusta el tamañito de estos juguetes y el hecho que puedan tener un poder extraordinario. También les atrae su precio: entre $2 y $5. De allí que se vendan ante todo en lugares frecuentados por turistas.

El mayor punto de distribución son los mercados de artesanías de Antigua Guatemala (a cuarenta minutos de la capital, en auto). Mientras que en Comalapa, en el departamento de Chimaltenango (a una hora de distancia de la ciudad), es en donde se fabrica la mayor cantidad de estos juguetes.

La imaginación de sus vendedores no tiene límites, y hasta hay quienes les ponen instrucciones especiales que sólo crecen con el tiempo y que han ido de lo mágico, a lo cómico hasta llegar, a veces, a lo extravagante. Por ejemplo, hay quienes aseguran que las muñecas quitapenas son más efectivas si han sido recibidas como regalo, otros indican que sólo se le debe contar el problema a la muñeca en secreto, y hasta hay quien asegura que es necesario –léase bien esto, por favor–¡sobarle la pancita para evitar que, las penas que se les cuenten, las indigesten o les causen algún dolor!

Curiosamente, la leyenda es más popular en departamentos de mayor población indígena, como Sacatepéquez, Quiché, Sololá y Chimaltenango, pero no tiene mucha credibilidad en la ciudad de Guatemala, en donde la mayoría de la población es católica o protestante. Para los devotos de esas religiones, pedirle a una muñeca que le alivie sus problemas equivaldría a atribuirle un poder divino, o creer en la magia o la superstición.

Poco a poco la fama de las muñecas quitapenas, se ha extendido a otros países de América Latina. Toda vez que tiene grandes coincidencias con muñecas de otras culturas.

Según The World Book Encyclopedia, la mayoría de las figuras semejantes a muñecas de los primeros tiempos eran objetos mágicos o religiosos, no juguetes. Por ejemplo: “Los antiguos egipcios pintaban prendas de vestir decoradas sobre pequeños trozos de madera en forma de paleta y luego los adornaban con sartas de cuentas de arcilla para representar el cabello. Después colocaban estas “muñecas paleta” en las tumbas de sus muertos creyendo que les harían de sirvientes en la otra vida”.

En Tailandia también hay unos amuletos similares. Se les llama “Luk thep” o muñecas- ángeles, a las que se les atribuye poderes mágicos. La BBC las llama “Las escalofriantes muñecas a las que los tailandeses tratan como sus propios hijos”.

Cada año muchos turistas que llegan a Guatemala se apresuran a comprar las muñecas quitapenas, ávidos de un souvenir que no implique tanto gasto, se despreocupan en analizar el verdadero significado de esta leyenda maya y cómo ha llegado a ser tan comercial.

  Comentarios