América Latina

Batman y Superman despiden el 2016 en pueblo guatemalteco

Miembros del Club Saturno desfilan disfrazados por las calles de Sumpango, a 45 km de Ciudad de Guatemala, este viernes.
Miembros del Club Saturno desfilan disfrazados por las calles de Sumpango, a 45 km de Ciudad de Guatemala, este viernes. Fotos: AFP/Getty Images

Disfrazados de Batman, Superman y otros personajes del cine y la televisión, decenas de artistas salieron a bailar este viernes a las calles del pueblo indígena de Sumpango, en el oeste de Guatemala, para despedir el 2016.

Al ritmo de merengues y cumbias interpretadas por un conjunto musical, el baile de disfraces recorrió las estrechas y empedradas calles del poblado maya-kaqchikel, situado 18 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca.

“El convite es la celebración de las fiestas de fin de año para darle alegría y esperar el año venidero”, dijo a la AFP Antonio Navas, de 33 años y presidente del club Saturno, creado por jóvenes artistas de la localidad en 1980.

Los bailes se extienden unas 12 horas y durante el recorrido vecinos y turistas detienen la marcha para hacerse fotografías con los bailarines, disfrazados como personajes de series animadas y figuras de acción.

Del disfraz sobresale la cabeza, confeccionada con fibra de vidrio, pasta plástica, pintura y otros materiales, y cuya técnica se ha ido perfeccionado durante los últimos 36 años.

“Tratamos de inculcar la tradición a los más pequeños y tratamos de que los hijos sigan la tradición y que no muera”, agregó Navas, un empresario del transporte de pasajeros de Sumpango.

Dentro del grupo hay hombres y mujeres de 10 a 46 años, muchos de ellos descendientes de la primera generación de artistas.

El festejo “prácticamente es parte de mi vida”, dijo a la AFP Darío Chiquitó, de 29 años, quien desde niño participa en el baile.

“Me lo inculcaron mis padres y mis hermanos. Si yo en algún momento no puedo participar, para mí es triste”, añadió Chiquitó, ataviado con un disfraz del cerdo Porky, antes de arrancar la comparsa.

  Comentarios