América Latina

Habrá una segunda vuelta electoral en Ecuador

El presidente Rafael Correa habla con la prensa el miércoles en el palacio presidencial en Quito.
El presidente Rafael Correa habla con la prensa el miércoles en el palacio presidencial en Quito. AFP/Getty Images

Ecuador se enfrenta a un ambiente electoral polarizado luego de que las autoridades electorales reconocieran que Lenín Moreno, candidato del actual movimiento Alianza Pais, no alcanzó los votos necesarios para hacerse de la presidencia en la primera ronda del domingo.

Juan Pablo Pozo, presidente del Consejo Nacional Electoral, dijo a reporteros en una conferencia de prensa en Quito que con el 95 por ciento de los votos válidos, es matemáticamente imposible que el resultado cambie.

“La tendencia se establece”, dijo Pozo, lo que implica una segunda vuelta entre los dos candidatos punteros, Lenín Moreno y el banquero conservador Guillermo Lasso.

En un reporte de investigación, el Grupo Eurasia estimó que Lasso probablemente emergería como el ganador en la segunda vuelta, preparando el escenario para una administración más afable para los negocios, después del presidente Rafael Correa, bajo el cual Moreno fue vicepresidente entre 2007 y 2013, .

Cynthia Viteri, la legisladora conservadora que llegó en tercer lugar, pidió a sus votantes apoyar a Lasso. Felipe Burbano, politólogo de la Universidad FLACSO en Quito, sin embargo, dijo que una victoria de Lasso no es una conclusión inevitable. “Será la madre de todas las batallas políticas ahora”, dijo en una entrevista telefónica. “En una segunda vuelta, las cartas se reorganizan completamente”.

En la última segunda vuelta electoral en el 2006, Correa salió victorioso y emprendió una carrera de gastos públicos alimentada por los ingresos del petróleo que le ayudaron a consolidar una década sin precedentes en el cargo.

Moreno, popular como vicepresidente preocupado por los asuntos sociales, no logró cautivar al electorado como lo hizo Correa. Los votantes en las encuestas dijeron que estaban preocupados por la recesión económica y los empleos, así como enojados por la corrupción. Moreno prometió extender los beneficios sociales, incluyendo triplicando la transferencia monetaria a los hogares pobres hasta $150 al mes y “vivienda para todos”.

Por su parte, Lasso ha prometido crear un millón de puestos de trabajo, recortando $3,000 millones en impuestos y atrayendo $2,500 millones en inversión extranjera directa anualmente.

Por su parte, el propio presidente Rafael Correa dijo el miércoles que la candidatura oficialista a la presidencia del país, que encabeza su compañero Lenín Moreno, se quedó a medio punto de ganar en una primera vuelta las elecciones del domingo, cuyos resultados deberá ofrecer el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Con 98.70% de los votos escrutados, Moreno obtiene 39.33% de los votos y el opositor Guillermo Lasso 28.17%.

“Nos quedamos a medio punto de ganar en una sola vuelta”, dijo Correa en un encuentro con la prensa extranjera en el palacio de gobierno en Quito.

“Todo nos indica que venceremos en la segunda vuelta. De hecho, en todos los escenarios el candidato más fácil de derrotar es Guillermo Lasso”, añadió.

En Ecuador, para ganar en primera vuelta es necesario alcanzar más de 50% de los votos o, al menos, 40% y diez puntos de ventaja respecto al segundo más votado.

El CNE admitió ayer que, aunque la tendencia “marcada” del escrutinio es irreversible, esperará a la finalización del recuento para declarar los resultados totales oficiales, pero Correa, en un encuentro con corresponsales extranjeros, admitió que el oficialismo se quedó a 0,6 puntos del umbral de 40%, lo que, traducido a votos, serían unos 50,000 sufragios.

El gobernante dijo que “hay gente del viejo país infiltrada en el CNE” y que hubo un “error sistemático” en la introducción sesgada de votos en el sistema de cómputo, pero agregó que, en todo caso, en la segunda vuelta su formación volverá a ganar.

También indicó que hay que aclarar la existencia de “miles de actas” con los datos alterados, ya que se le otorgan los votos de Moreno a Lasso y viceversa, y acusó a la derecha de preparar “masacres” y de planear incendiar el país si Moreno hubiera llegado al 40% de los votos.

Subrayó que, en todo caso, el oficialismo ganó “abrumadoramente” la consulta popular planteada para prohibir a los cargos de elección popular tener bienes en paraísos fiscales y destacó también la mayoría que, según señaló, el movimiento que lidera, Alianza País (AP), habría obtenido en las elecciones legislativas.

Esta información ha sido preparada con reportes de las agencias de noticias Bloomberg News, EFE y la France Presse.

  Comentarios