América Latina

Hallan 11 cadáveres con huellas de tortura en Veracruz

Un convoy con gendarmes y policías llega a Xalapa, Veracruz, para fortalecer la seguridad, este miércoles.
Un convoy con gendarmes y policías llega a Xalapa, Veracruz, para fortalecer la seguridad, este miércoles. AFP/Getty Images

Once cadáveres humanos con huellas de tortura fueron localizados en Veracruz horas después del despliegue de la gendarmería para combatir la violencia ligada al narcotráfico que golpea a ese distrito del este de México, informó el miércoles el gobierno local.

“Es una guerra” entre cárteles de narcotraficantes, dijo el gobernador Miguel Ángel Yunes en una entrevista a Oliva Radio, en la que confirmó que los 11 cadávres —9 hombres y 2 mujeres— fueron hallados el martes por la noche en el municipio turístico de Boca del Río, en las afueras del puerto de Veracruz.

Imágenes captadas por un fotógrafo de la AFP muestran los cuerpos ensangrentados, algunos desnudos y atados de pies y manos, dentro y debajo de una camioneta blanca. En el parabrisas y maletero del vehículo había cartulinas con mensajes escritos aparentemente por delincuentes.

Los cadáveres fueron trasladados al servicio forense y las autoridades determinaron que la camioneta fue robada a una empresa de servicios turísticos, dijo Yunes.

El martes por la noche culminó en Veracruz, sobre la costa del Golfo de México, el tradicional carnaval al que asistieron más de 10,000 personas, muchas de ellas turistas.

Ese mismo día ocurrió un enfrentamiento armado en el puerto que dejó dos presuntos delincuentes muertos y un marino herido.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, visitó Veracruz el martes para anunciar la llegada de la Gendarmería a este estado, uno de los más golpeados por la violencia del narcotráfico.

Veracruz es escenario de sangrientas disputas entre los carteles Los Zetas y Jalisco Nueva Generación, que tratan de controlar las rutas del narcotráfico hacia Estados Unidos, el robo de combustible de la estatal Petróleos Mexicanos, así como secuestros y extorsiones a pobladores e indocumentados procedentes de Centroamérica.

En noviembre del 2011 el cartel Jalisco Nueva Generación se atribuyó la masacre de 35 personas, cuyos cuerpos fueron abandonados en una zona comercial de Boca del Río. El gobierno informó que las víctimas eran parte de Los Zetas.

Desde diciembre del 2006, cuando el gobierno mexicano lanzó un operativo militar antidrogas, suman más de 177,000 las muertes violentas, según cifras oficiales, que no detallan cuántos de estos casos están ligados al crimen organizado.

  Comentarios