América Latina

Canciller chileno se reúne con embajador en Cuba luego de prohibición de entrada a la isla de ex ministra

EFE

El canciller de Chile, Heraldo Muñoz (izq.), conversa con el embajador chileno en Cuba, Ricardo Herrera el miércoles 1 de marzo de 2017 en Santiago de Chile (Chile). Muñoz se reunió en Santiago con el embajador chileno en Cuba, Ricardo Herrera, que la semana pasada fue llamado a consultas a raíz del frustrado viaje de la exministra Mariana Aylwin a La Habana para participar en un acto de la disidencia en la isla.
El canciller de Chile, Heraldo Muñoz (izq.), conversa con el embajador chileno en Cuba, Ricardo Herrera el miércoles 1 de marzo de 2017 en Santiago de Chile (Chile). Muñoz se reunió en Santiago con el embajador chileno en Cuba, Ricardo Herrera, que la semana pasada fue llamado a consultas a raíz del frustrado viaje de la exministra Mariana Aylwin a La Habana para participar en un acto de la disidencia en la isla. EFE

El canciller de Chile, Heraldo Muñoz, se reunió el 1ro de marzo en Santiago con el embajador chileno en Cuba, Ricardo Herrera, que la semana pasada fue llamado a consultas a raíz del frustrado viaje de la ex ministra Mariana Aylwin a La Habana para participar en un acto de la disidencia en la isla.

El encuentro, de cuyo contenido no trascendió ninguna información, se realizó en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Fuentes de esa cartera señalaron que el diplomático regresará a La Habana en los próximos días.

Con el llamado a consultas del embajador el Gobierno chileno dio por superado el incidente diplomático que se generó con las autoridades cubanas al prohibir ingresar a la isla a la exministra Mariana Aylwin, hija del fallecido expresidente Patricio Aylwin.

Mariana Aylwin había sido invitada a la entrega de un premio en memoria del disidente cubano Oswaldo Payá, fallecido en 2012, que iba a recibir de forma póstuma su padre, el primer presidente de la democracia en Chile tras la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

La también exdiputada no pudo abordar el avión que la iba a llevar a la capital cubana, pues las autoridades migratorias de la isla habían informado a la aerolínea que esa pasajera era “inadmisible”.

El incidente diplomático escaló con la prohibición de entrada a Cuba del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y el expresidente mexicano Felipe Calderón, que estaban invitados al mismo acto.

El homenaje, que se celebró el miércoles de la semana pasada, estaba organizado por la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, presidida por Rosa María Payá, hija del fallecido disidente cubano Oswaldo Payá.

El Gobierno cubano calificó la convocatoria como una “grave provocación internacional” cuya finalidad era generar “inestabilidad interna”.

Este episodio tuvo repercusiones en la política interna chilena y tensó las relaciones entre la Democracia Cristiana (DC), formación en la que milita Mariana Aylwin, y el Partido Comunista (PC), ambos pertenecientes a la coalición oficialista Nueva Mayoría.

La Democracia Cristiana exigió explicaciones por el “agravio” al Partido Comunista, que al cabo de varios días de silencio dijo el lunes pasado que no le corresponde dar explicaciones por decisiones de un Estado soberano en las que no ha tenido ninguna participación.

  Comentarios