América Latina

Perú recuerda época de violencia con Sendero Luminoso en muestra fotográfica

El escritor peruano Mario Vargas Llosa (der.) y el presidente de la Comisión de Alto Nivel del Lugar de la Memoria, Diego García Sayán, asisten el sábado a la inauguración de una exposición fotográfica en el Lugar de la Memoria.
El escritor peruano Mario Vargas Llosa (der.) y el presidente de la Comisión de Alto Nivel del Lugar de la Memoria, Diego García Sayán, asisten el sábado a la inauguración de una exposición fotográfica en el Lugar de la Memoria. EFE

El Lugar de la Memoria, construido en Lima para representar el traumático período de violencia que Perú vivió con la irrupción de la banda armada Sendero Luminoso, inauguró el sábado una muestra fotográfica que resume el contenido de la exposición permanente que el museo albergará cuando abra sus puertas en los próximos meses.

Con una visión enfocada en la reconciliación y en cerrar heridas aún abiertas, el museo se centra en los hechos ocurridos en Perú entre 1980 y 1990, que provocaron alrededor de 69,000 muertos y desaparecidos, la mayoría a manos de Sendero Luminoso, según el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR).

A la inauguración acudió el presidente de Alemania, Joachim Glauck, dentro de la visita oficial que realiza al país suramericano entre el 19 y 24 de marzo, ya que la cooperación alemana aportó 3 millones de euros para la construcción del museo.

Glauck aseguró que el edificio será “un lugar de aprendizaje para la civilización, con una política que incluye la perspectiva del poder y también de los oprimidos” para “recuperar la dignidad del ser humano y de la vigencia de la ley”.

Al acto también asistió el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, quien fue el primer presidente de la comisión de alto nivel para la implementación del Lugar de la Memoria.

La directora ejecutiva del Lugar de la Memoria, Denise Ledgard, explicó a Efe que la muestra consta de 15 paneles fotográficos y comienza con el relato de los orígenes de la violencia política, previos a la década de los años 80, para después centrarse en los casos de tres comunidades afectadas por el conflicto.

El primero es la matanza de Uchuraccay, pueblo de la región andina de Ayacucho, donde ocho periodistas fueron asesinados presuntamente por los lugareños, al confundirlos supuestamente con miembros de Sendero Luminoso.

El segundo caso narra la matanza de Putis, municipio agrícola de Ayacucho, donde 123 habitantes, incluidos mujeres y niños, fueron asesinados por el Ejército y posteriormente enterrados en una fosa común que los militares habían hecho excavar a las víctimas bajo el pretexto de construir una piscifactoría.

Por último, se cuenta el caso de la etnia indígena asháninka, con 6,000 miembros fallecidos entre 1980 y 2000 a manos de Sendero Luminoso, según la CVR, luego de que los senderistas mantuvieran a 5,000 asháninkas en condiciones de esclavitud y desataran una feroz persecución que obligó a desplazarse a entre 30 y 40 comunidades nativas.

El desplazamiento masivo de la población para huir de la violencia es el tema central de otro de los paneles de la muestra, mientras que otra sección se centra en testimonios personales de víctimas de la violencia.

Otro panel resume la irrupción de la violencia en el ámbito educativo, donde centros como la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), la más antigua de América, fue escenario de acciones y propaganda terrorista.

Denise Ledgard destacó la complejidad para elaborar un guion historiográfico sobre este proceso, ya que “todavía hay heridas abiertas”, pero aseguró que se ha trabajado “de la manera más seria y rigurosa posible”.

“Es un proceso bastante largo y complejo. Se ha pasado por un proceso participativo amplio que ha durado un año, pero calculo que la muestra permanente se inaugure en el segundo semestre del 2015”, comentó Ledgard.

La directora anunció que la muestra itinerante se podrá visitar previa inscripción, pero está previsto que también recorra otros puntos del país.

  Comentarios