América Latina

Empieza campaña para retorno de periodista boliviano refugiado en Brasil

Juan Ramón Quintana, entonces ministro de la Presidencia y actual embajador en Cuba, durante una rueda de prensa en La Paz, en una foto de archivo del 2012.
Juan Ramón Quintana, entonces ministro de la Presidencia y actual embajador en Cuba, durante una rueda de prensa en La Paz, en una foto de archivo del 2012. EFE

Una campaña de recolección de firmas comenzó en Bolivia para pedir que el periodista Wilson García Mérida pueda retornar al país, un año después de haberse refugiado en Brasil tras ser acusado de sedición.

“Comenzó campaña 1.000,000 de firmas por el retorno de Wilson García, periodista boliviano desterrado en Brasil hace 400 días”, informó Édgar Ramos, corresponsal de la organización Reporteros Sin Frontera (RSF) en La Paz, en un comunicado.

Sin embargo, un responsable de RSF en América dijo a la AFP que si bien su organización ha acompañado el caso de García, no es la impulsora de la campaña de recolección de firmas.

García salió del país en mayo de 2016, luego de que el entonces ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, actual embajador en Cuba, le entablara un juicio por sedición.

Como editor del semanario “El Sol de Pando”, en la región norte del país, García acusó a Quintana de estar relacionado con un poderoso narcotraficante del lugar y de ser el mentor de Gabriela Zapata, la exnovia del presidente Evo Morales, actualmente encarcelada por enriquecimiento ilícito.

La campaña pública, iniciada el domingo, “tiene como objetivo el retorno, libre, del periodista García, sobre quien pesa una orden de detención de la Fiscalía de La Paz”, dijo Ramos.

Otros periodistas también salieron del país, como Carlos Valverde, quien reveló la relación de Zapata con Morales, y el peruano Wálter Chávez, exasesor del gobierno. Ambos están en Argentina.

Bolivia ocupa el puesto 107, de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.

  Comentarios