América Latina

Choquehuanca: Morales no manipula la constituyente

El canciller boliviano David Choquehuanca desestimó el martes las versiones de que su país está recibiendo armas de Venezuela y que el presidente Evo Morales estaba manipulando la asamblea constituyente para consolidar un tipo socialista de gobierno en Bolivia.

"Nunca hubo la intención de manipular la asamblea", dijo. "Queremos que la nueva constitución política del estado se trabaje con la participación de todos en un modelo que defienda nuestra soberanía y nuestros recursos naturales".

Sobre las versiones de que Bolivia estaría recibiendo fusiles AK-103 de Venezuela, como lo insinuó en su informe 2007 el Instituto Internacional para Estudios Estratégicos de Londres, Choquehuanca dijo que "no conozco a ese organismo y habría que preguntarle sobre ese caso".

"Nosotros queremos relaciones de hermandad con todos los países de la región", dijo el ministro indígena. "Nosotros tenemos una cultura con principios que han resistido más de 500 años y uno de esos principios dice que 'todos somos una gran familia'".

Sobre esa base, agregó, "queremos construir la hermandad continental, la hermandad mundial, queremos tener buenas relaciones con Venezuela, con Brasil, con el Perú y con Chile".

El canciller formuló sus comentarios en una rueda de prensa en la residencia diplomática boliviana, como parte de sus actividades en Washington donde está gestionando la extensión de las preferencias comerciales andinas que expiran en junio.

Indicó que Bolivia, que perdería esas preferencias junto con Ecuador por no haber negociado un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, como lo han hecho Perú y Colombia los otros beneficiarios, deseaba una extensión cuando menos por cinco años.

"Pero, si es indefinida, mejor", dijo Choquehuanca.

Informó que en sus gestiones ha tenido una "buena recepción" de sus interlocutores en la capital estadounidense, entre los cuales mencionó al subsecretario de Estado John Negroponte y asesores de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes.

Si las preferencias no se renuevan, Bolivia y Ecuador perderían miles de empleos y un mercado de millones de decenas de millones de dólares en Estados Unidos. Ecuador está también realizando gestiones similares para la ampliación.

  Comentarios