América Latina

Empresario colombiano apresado por lavado de dinero

Fabio Rico Calle, presidente del conglomerado empresarial Industria Nacional de Chocolates y considerado uno de los hombres de empresa más reputados de Colombia, fue arrestado por inculpaciones de lavado dinero que recibió del narcotraficante José Antonio Herrera Hernández, alias “Toño Cacao”, quien en julio de 2006 fue extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por tráfico de cocaína en gran escala.

Rico Calle, ingeniero de profesión, recibió por cárcel su casa de Medellín debido a que supera los 70 años de edad.

Fuentes de la Fiscalía General de la Nación dijeron a El Nuevo Herald que Rico Calle no le reportó a las autoridades fiscales de Colombia el dinero que recibió por la venta de una hacienda que le compró “Toño Cacao”.

De acuerdo con los cargos judiciales, Rico Calle, un hermano y un yerno suyos vendieron a “Toño Cacao” por cerca de $ 4 millones una hacienda en el municipio de Nechí, departamento de Antioquia, de tal manera que los pagos no habrían sido reportados y, además, fueron hechos de manera supuestamente ilícita.

El hermano de Rico, Jesús, y su yerno, Juan Gonzalo Vélez Puerta, del mismo modo fueron arrestados por cargos análogos.

Jesús también recibió su casa de Medellín por cárcel mientras que Vélez Puerta fue recluido en una prisión de baja seguridad al sur de Medellín.

“Toño Cacao” ha sido conocido en el mundo del hampa por la destreza con que enviaba a Europa y a Estados Unidos cargamentos de cocaína camuflados entre exportaciones de sacos de sal yodada.

Según la Fiscalía, la evidencia recaudada muestra que una parte del pago del precio pactado por la hacienda, cerca de $ 2 millones, fue recibida por Rico y sus parientes mediante 118 depósitos bancarios hechos en múltiples ciudades colombianas.

Ninguno de los depósitos superó los $5,000.

La Fiscalía sostiene que este mecanismo pudo haber sido utilizado para que el banco receptor no reportara ese dinero como sospechoso ante las autoridades de control financiero y fiscal.

Otra parte del pago por la hacienda, aproximadamente $ 2 millones, fue pagada por “Toño Cacao” fuera de Colombia y no quedó inscrita en la contabilidad reglamentaria de la firma La Jagua S.A., propietaria de la hacienda.

Rico, su hermano y su yerno, son los dueños de La Jagua S.A. con algo más de 30 por ciento de acciones cada uno.

Fabio Rico Calle es apreciado en la ciudad de Medellín como uno de sus más prósperos y ejemplar caballero de industria, a quien en agosto de 2000 el entonces Presiente Andrés Pastrana le impuso la Cruz de Boyacá, máximo distinción que otorga el gobierno colombiano.

La condecoración fue concedida a la disciplina, la perseverancia y el trabajo honesto de Rico Calle en favor del departamento de Antioquia que alguna vez fue paradigma de la industria colombiana.

La investigación por la venta supuestamente ilícita de la hacienda comenzó en 2004.

Rico Calle preside la Compañía Nacional de Chocolates desde hace cerca de 25 años y es gestor del llamado Grupo Empresarial Antioqueño, poderosa alianza de empresarios con capitales separados.

  Comentarios