América Latina

EEUU elogió casa de cambio en Colombia vinculada a fugitivo

Diego Uriel Alzate, hermano de Tulio Alzate (izq.), socio de la firma Cambios y Capitales, S.A., aparece en la fotografía conversando en una recepción social con la ex embajadora de Estados Unidos en Bogotá, Ann Patterson (2000-2003), acompañados de Manuel Godínez, funionario de la embajada norteamericana.
Diego Uriel Alzate, hermano de Tulio Alzate (izq.), socio de la firma Cambios y Capitales, S.A., aparece en la fotografía conversando en una recepción social con la ex embajadora de Estados Unidos en Bogotá, Ann Patterson (2000-2003), acompañados de Manuel Godínez, funionario de la embajada norteamericana. Cortesía

Un funcionario del Departamento del Tesoro, adscrito a la embajada de Estados Unidos en Bogotá, firmó una carta de recomendación en la que destacó el compromiso ético en la prevención de lavado de dinero de una casa de cambio cuyo socio era buscado por la justicia de Estados Unidos por ese mismo delito, según documentos obtenidos por El Nuevo Herald.

Manuel Godínez, entonces principal agregado del Servicios de Rentas Internas (IRS) para asuntos penales en la embajada, expidió la constancia en junio del 2001 a favor de Cambios y Capitales, S.A., una firma de la cual era accionista principal Tulio Alzate, acusado en Miami de lavado de dinero en 1992.

"Esta empresa tiene un compromiso institucional con la ética y la transparencia y da gran importancia a las políticas y prácticas relativas a la prevención del lavado del dinero'', escribió Godínez.

El funcionario agregó que la firma ha cooperado con la embajada "en la promoción de acciones para combatir el lavado de dinero, que implican la adopción de controles que van más allá de los exigido por la ley y las regulaciones''.

La carta de recomendación, que fue primero citada por la revista Cambio de Colombia, fue usada por la empresa durante más de dos años.

Un vocero de la embajada respondió a El Nuevo Herald que Godínez "no tenía la aprobación ni la autoridad para expedir la carta de recomendación a nadie'' y que cuando el IRS se dio cuenta de la existencia del documento, a principios del 2004, envió una notificación a Alvaro Yepes López, entonces presidente de Cambios y Capitales S.A., pidiéndole que la compañía dejara de usar de inmediato la carta.

La respuesta de la embajada agregó que la constancia había sido enviada "sin el conocimiento ni el consentimiento de los funcionarios del Departamento del Tesoro''.

El Nuevo Herald no logró localizar a Godínez quien ahora es contratista de otra dependencia del Departamento del Tesoro, según informó la embajada.

Aparentemente los accionistas de la casa de cambio tenían buenas relaciones con la embajada estadounidense. Diego Uriel Alzate, hermano de Tulio y socio de la firma, aparece en algunas fotografías conversando en una recepción social con la entonces embajadora de Estados Unidos en Bogotá, Ann Patterson (2000-2003) al lado de Godínez.

Un vocero de la embajada respondió que los embajadores estadounidenses alrededor del mundo se toman fotografías con cientos de ciudadanos del país en el que trabajan.

El historial de la casa de cambio no parece haber sido problemático. La firma contó con los permisos de la Superintendencia Financiera de Colombia y se preciaba de tener en su junta directiva a personajes intachables del mundo financiero y la academia.

Pero el año pasado, la empresa sufrió serios reveses.

En octubre fue agregada a la lista negra de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, la misma entidad que había exhaltado su labor en la carta de recomendación. Además de la empresa, el gobierno incluyó en la lista a Diego Uriel Alzate Jiménez, Luis Holmes Alzate Jiménez y Tulio Hernando Alzate Jiménez a quienes identificó como los principales accionistas de Cambios y Capitales S.A.

La decisión del gobierno de EEUU se produjo luego de que las autoridades colombianas descubrieron que la casa de cambios compartía la propiedad de una empresa hotelera en la isla colombiana de San Andrés con el narcotraficante Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, capturado en Brasil a mediados del año pasado.

Para la firma la situación ya era complicada pues en julio las autoridades norteamericanas incautaron una remesa de unos 12 millones de euros enviada a Europa por un grupo de firmas entre las cuales se encontraba Cambios y Capitales S.A.

Las divisas fueron transportadas por empresas legítimas de movilización de valores de Colombia a Europa, pasando por Miami, donde se produjo la incautación.

Este último caso apunta a resolverse a favor de las empresas transportadoras y de las casas de cambio, según anunció el superintendente financiero de Colombia, César Prado, quien citó una carta enviada por el Departamento de Justicia en la que se informa que el dinero retenido será devuelto.

Horacio Luna, abogado de los socios Cambios y Capitales S.A., incluidos en la lista del Tesoro, aseguró que no sólo la embajada de Washington sino también los organismos de vigilancia y control de Colombia, respaldaron y reconocieron la forma "rigurosa y transparente'' como Cambios y Capitales S.A. aplicó sus políticas contra el lavado de dinero.

"El respaldo que las superintendencias del gobierno y prestigiosos ex funcionarios y banqueros le dieron a la sociedad todo el tiempo, ocupando incluso cargos en su junta directiva, no era un asunto de cortesía ni de dinero, sino una reconocimiento de que en la práctica la empresa cumplía, por encima de muchas, las reglas de prevención y control del lavado de activos'', escribió Luna.

"En los próximos meses esa realidad será la base de la demostración de que mis clientes son inocentes'', agregó Luna.

De acuerdo con archivos de la sociedad, en la junta directiva de Cambios y Capitales S.A. participaron Germán Tavares Cardona, ex superintendente Bancario de Colombia, Mauricio Pérez, decano de Economía de la Universidad Externado de Colombia y la senadora Dilia Estrada, entre otros.

"La superintendencia financiera de Colombia nos debe una explicación de cómo fue que falló al dar fe de la idoneidad de Cambios y Capitales S.A. en 1998 y el 2000, a pesar de que uno de sus accionistas estaba encausado en Estados Unidos'', comentó Alfonso Garzón, director de la Asociación de Instituciones Cambiarias de Colombia, Asocambiaria.

"Cuando uno se entera de esas constancias, de la carta de la embajada y ve las fotos con la embajadora, lo único que puede pensar es que es una empresa que cumple con todo'', agregó.

  Comentarios