América Latina

Ante acusaciones de Ecuador, Colombia intenta bajar el tono

El ministro de Defensa colombiano ha emitido declaraciones "guerreristas'', afirmó el martes la canciller ecuatoriana María Isabel Salvador, pero el presidente Alvaro Uribe replicó casi de inmediato que la lucha de Colombia "es contra el terrorismo, nunca contra los pueblos hermanos''.

Las declaraciones de Uribe fueron un evidente intento de bajar la polvareda tras los reclamos de Ecuador, tanto por la muerte de uno de sus nacionales en una operativo contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, como por las declaraciones del ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos.

El presidente venezolano Hugo Chávez calificó el martes a Santos como "ministro de la guerra'', en tanto el canciller colombiano Fernando Araújo afirmó que Bogotá no desea causar problemas a países vecinos.

Aunque el 7 de marzo en un cumbre en República Dominicana los mandatarios de Colombia, Ecuador y Venezuela dieron por superada la peor crisis regional desatada en tiempos recientes, a raíz del operativo colombiano el 1 de marzo contra un campamento de las FARC, Quito dijo este fin de semana que emprendería una nueva "lucha diplomática'' contra Bogotá por la muerte del ecuatoriano Franklin Aisalla.

En la jornada, Uribe dijo que Colombia lucha contra el terrorismo, o como califica Bogotá, Estados Unidos y la Unión Europea a organizaciones guerrilleras como las FARC, y no contra "los pueblos hermanos''.

"Colombia es un país sin tradición bélica. Jamás será un país belicista'', dijo Uribe en un discurso desde la ciudad costera colombiana de Barranquillla, a unos 700 kilómetros al norte de Bogotá, y divulgado en una nota en internet por la casa de gobierno.

Sin mencionar a Ecuador o Venezuela, Uribe dijo que la lucha de Colombia "es contra el terrorismo, nunca contra los pueblos hermanos''.

Aparte de las declaraciones de uno y otro lado, el presente impasse estaba lejos de ser la crisis en que Ecuador y Venezuela no sólo anunciaron a comienzos de mes el envío de tropas a sus fronteras con Colombia, sino que expulsaron a diplomáticos colombianos y Caracas aseguró que ya no compraría ni un gramo de arroz a Colombia, uno de sus principales abastecedores de alimentos en la región.

Los presidentes Chávez y Uribe además han conversado telefónicamente al menos dos veces en los últimos días en un acercamiento tras la crisis de inicios de mes.

Temprano el martes, la canciller ecuatoriana María Isabel Salvador dijo en rueda de prensa en Quito que "siguen generándose señales muy poco confiables por parte del gobierno de Colombia'', con afirmaciones como las del ministro de Defensa Santos que contradicen lo expresado por Uribe y el canciller Araújo.

Santos dijo el fin de semana "que no nos vengan ahora algunos a querer señalar como asesinatos o como masacres lo que son actos legítimos de guerra, actos legítimos de defensa de la democracia''.

"Debemos rechazar esas declaraciones del ministro de Defensa ... son absolutamente agresivas, absolutamente guerreristas'', afirmó la canciller ecuatoriana.

Santos "trata de justificar la ilegalidad que cometieron ... estas declaraciones del ministro de Defensa de Colombia se constituyen en una amenaza a la paz de todo el hemisferio'', dijo Salvador.

"Nos volvemos a preguntar si estamos realmente listos para reiniciar las relaciones'' con el gobierno colombiano, se planteó la canciller sobre los vínculos que Ecuador rompió tras la incursión militar colombiana contra el campamento de las FARC.

Ratificó que Ecuador solicitó la intervención del secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, sobre el caso del ecuatoriano Aisalla, a quien Colombia vinculó con las FARC.

En un intento de alejar los nubarrones de las relaciones Quito-Bogotá, el canciller Araújo dijo en una entrevista con radio W que "de ninguna manera tenemos interés en causarle problemas a los hermanos ecuatorianos ni a ningún vecino, sino todo lo contrario, recabar su cooperación''.

Explicó que su despacho enviará, aunque no preciso la fecha, a las cancillerías de los países de la región los datos que posee Bogotá sobre el ecuatoriano Aisalla, quien de acuerdo con el ejército colombiano colaboraba con las FARC al menos desde mediados del 2003 sirviendo como apoyo en Ecuador para suministrar, entre otros, documentos falsos a cabecillas guerrilleros.

En un encuentro con corresponsables extranjeros en Caracas, Chávez alabó la declaración que ofreció el canciller colombiano para aliviar las nuevas tensiones que han surgido entre Ecuador y Colombia y dijo que Araújo habló en la jornada con su colega venezolano, Nicolás Maduro.

"El presidente Uribe nos ha enviado ese mensaje que ellos ... van a reconocer lo que se acordó en Santo Domingo y lo que se acordó en la reunión de cancilleres de la OEA'' el pasado 17 de marzo en Washington.

"Eso tranquiliza, y así lo queremos decir a Colombia, a Venezuela, a Ecuador y al mundo'', agregó Chávez.

Las periodistas de AP en Bogotá, Vivian Sequera, y en Caracas, Fabiola Sánchez, colaboraron con esta información.

  Comentarios