América Latina

Colombia da muerte a otro jefe rebelde

El Ejército colombiano dio muerte en combate el sábado a tres guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre ellos un líder rebelde acusado del asesinato de tres indigenistas estadounidenses en 1999, informó la institución armada.

Los choques se registraron en la localidad de La Tunia, enclavada en la Serranía de La Macarena, en el sureste del país, con un saldo de tres rebeldes muertos, entre ellos Carlos Julio Avila, alias "El Marrano'', implicado en el asesinato de los tres estadounidenses, declaró a la AFP una fuente del mando del Ejército.

El enfrentamiento se desató cuando Avila fuera sorprendido en la madrugada por tropas de la Fuerza de Tarea Omega, un comando de elite que combate la retaguardia histórica de las FARC con apoyo financiero de Estados Unidos.

Según el informe, "El Marrano'' era uno de los hombres más cercanos al jefe del Frente 10 de las FARC, Germán Briceño, "Grannobles'', hermano del comandante militar de la guerrilla Jorge Briceño, conocido como el "Mono Jojoy''.

La edición electrónica del diario El Tiempo señaló que Avila portaba una cédula de ciudadanía colombiana y otra venezolana y le fueron confiscados un computador y dos memorias portátiles.

Los estadounidenses Terence Freitas, Ingrid Washinawatok y Lahee'Enay Gay, que trabajaban en Colombia con la comunidad indígena U'wa, fueron secuestrados por las FARC el 25 de febrero de 1999 y sus cuerpos baleados fueron hallados una semana después en un paraje del lado venezolano de la frontera con el departamento colombiano de Arauca.

Las FARC negaron inicialmente la autoría del crimen, pero luego admitieron su responsabilidad, pero aclararon que las ejecuciones fueron obra de insurgentes de bajo rango que no consultaron con la dirección de la organización.

Según la Fiscalía, el homicidio de los activistas fue ordenado por "Grannobles'' con el aval del "Mono Jojoy''.

  Comentarios