América Latina

Chávez le pide perdón a Merkel con un beso

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, reveló el viernes que le pidió perdón a la canciller alemana Angela Merkel por haberla insultado luego de que ella lo criticara hace una semana, al momento de tomarse en Lima la foto oficial de la V cumbre Latinoamérica-Europa.

"Cristina (Kichner, presidenta argentina) estaba allí, le dí un beso a ella y a la canciller alemana, a quien le dije que si fui duro perdóname, aquí está mi mano''', reveló el mandatario venezolano en declaraciones a periodistas de delegaciones oficiales, citadas por la agencia peruana Andina.

"No he venido a pelear aquí. Me dio mucho gusto darle la mano a la canciller alemana, nos dimos un beso'', reiteró un expresivo Chávez.

"Ella dijo algo por allá y yo le respondí'', detalló el mandatario al responder sobre el contenido de la conversación que sostuvo con la canciller alemana, quien no habla español.

A pesar de las barreras lingüísticas Chávez aseguró que Merkel lo invitó a visitar Alemania, ofrecimiento que dijo haber aceptado, según informa la agencia Andina.

Las tensiones entre Merkel y Chávez estallaron la semana pasada, cuando la canciller alemana criticó el populismo y dijo que el mandatario venezolano no hablaba en nombre de América Latina. En respuesta, el líder venezolano dijo que Merkel pertenece a la misma derecha alemana que apoyó a Adolf Hitler.

El final aparente de este desencuentro germano-venezolano había sido anticipado el miércoles último por el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, durante una visita a Brasilia de la canciller alemana.

"Quien conoce a Chávez y a la señora Merkel, puede prever que ambos se van a encontrar (en Lima), van a tomar un café y las relaciones entre sus dos países continuarán su marcha'', acotó Lula.

Al margen de la cumbre Latinoamérica-Europa, el mandatario venezolano almorzará con su par de Bolivia, Evo Morales, y con el presidente electo de Paraguay, Fernando Lugo, según fuentes oficiales venezolanas.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios