América Latina

Pasean estatua del Che por Buenos Aires

El gesto desafiante de Ernesto "Che" Guevara, ahora inmortalizado en bronce, volvió el martes a pasearse por Buenos Aires, la ciudad desde donde partió en 1953 como un joven médico para convertirse apenas unos años después en un ícono político del siglo XX.

La estatua, con una leve pátina verdosa, reproduce al "Che" de cuerpo entero, con uniforme y boina, y la cabeza girada sobre su hombro derecho.

"Para quienes sentimos al 'Che' es un orgullo enorme poder ver su estatua después de tantos años de lucha", dijo a la AP Diego Cartagena, mientras admiraba el monumento junto a su esposa y sus hijos Emilia y Ernesto -llamado así en homenaje al "Che"-.

La estatua de cuatro metros de altura es una obra del artista Andrés Zerneri, quien para realizarla fundió 75.000 llaves de bronce donadas voluntariamente por 14.000 personas de todo el país.

El "Monumento al Che" es una iniciativa privada que comenzó en agosto de 2006, cuando comenzó la recolección de las llaves necesarias para fundir las tres toneladas de bronce que demandó la figura.

"No puede ser que un símbolo de la ética como el 'Che' sea guardado debajo de la alfombra. Al fin su ciudad, la que lo vio estudiar medicina, la que albergó sus mejores sueños juveniles, lo va a ver llegar", explicó a la AP Eladio González, fundador y presidente del museo en homenaje al "Che", que promovió el proyecto de la escultura.

"Es un hombre harto conocido y amado en todo el mundo, ¿cómo en su país lo vamos a negar?", agregó González, que reclamó la creación de un museo nacional en homenaje al "Che".

Subido al acoplado de un camión, fuertemente sostenido por arneses, el "Che" de bronce paseó por las calles de Buenos Aires con un ramo de claveles rojos en la mano. Su periplo incluyó varias paradas -una de ellas cercana a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, donde Guevara se graduó en 1953- para culminar en el Obelisco, en pleno centro de la ciudad.

Allí lo aguardaban decenas de personas con un aplauso y entonando la letra de "Comandante Che Guevara", la guajira del cubano Carlos Puebla, que sonaba desde los altavoces de una camioneta que acompañaba al monumento en su travesía porteña.

"Siento una gran emoción... se pone la piel de gallina", dijo Victoria Chimento, una joven estudiante de sociología.

Ernesto Guevara Lynch y su esposa Celia de la Serna vivían en la norteña provincia de Misiones cuando descubrieron que esperaban su primer hijo. Para prevenir cualquier complicación en el parto, De la Serna prefirió regresar a Buenos Aires, por lo que la pareja tomó un barco que los traería a la capital navegando por el río Paraná.

Pero el niño, que años después el mundo entero conocería por su apodo, decidió nacer antes de lo previsto y el barco debió hacer una parada en el puerto de la ciudad de Rosario, 312 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

El monumento de bronce será embarcado el miércoles de regreso a esa ciudad, donde el 14 de junio, en el 80 aniversario del nacimiento del "Che", será colocada en una plaza que lleva su nombre.

Lo despedirán desde el puerto de Buenos Aires Vicente Feliú, fundador de la Nueva Trova Cubana, junto a cantantes argentinos y bailarines del cuerpo estable del Teatro San Martín.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios