América Latina

Dos regiones bolivianas desafían a Morales

Las regiones bolivianas de Beni y Pando desafían al gobierno de Evo Morales con sendos referendos autonomistas que pretenden ser también un primer paso para combatir la pobreza de estos departamentos, ubicados en la Amazonía y tradicionalmente olvidados por el Estado.

En Beni 134,468 personas y 28,990 en Pando están llamadas a las urnas para decidir si sus departamentos se dotan de un estatuto de autonomía, siguiendo la senda de la próspera región de Santa Cruz, que ya aprobó el 4 de mayo en referendo su texto de autogobierno.

Estas consultas, más la que celebrará la región de Tarija el próximo 22 de junio, son ilegales para el gobierno de Morales, que además rechaza los estatutos autonómicos de estos departamentos por inconstitucionales y ‘‘secesionistas''.

La despoblación, el olvido por parte del Estado y su aislamiento son señas comunes en Beni y Pando, cuyos dirigentes, además de oponerse al proyecto de Morales, ven en el autogobierno un modo de combatir sus niveles de pobreza, que se sitúan entre el 70 y el 75 por ciento de la población, muy por encima de la media nacional del 58.6.

Algunos habitantes de Trinidad, la capital beniana, comentaron que "el pueblo está cansado de pedir y que no llegue nada'' a una región especialmente castigada en los dos últimos años por el fenómeno de La Niña, que ha afectado sobre todo a la ganadería, principal motor económico de la región.

En Cobija, la capital de Pando, se pueden encontrar duros retratos de la miseria de las zonas olvidadas de Bolivia. Es el caso de un barrio llamado Evo Morales, cuyos habitantes malviven en decenas de pequeñas y humildes chozas, algunas cubiertas sólo con lonas y paja.

En estas regiones, las horas previas al referendo autonomista se vivieron en un ambiente de calma tensa, ya que en Pando existe un foco de inestabilidad en la localidad de Filadelfia.

Allí, grupos afines a Morales han cortado el paso a los vehículos y se han producido incidentes entre bloqueado-res y transportistas.

Según el presidente de la Corte Departamental Electoral de Pando, Jorge Valdez, el caso de Filadelfia es el único punto de preocupación de cara a la jornada electoral que se vive hoy, aunque está seguro de que con medidas de prevención "no se dañará la votación''.

En el caso de Beni, su prefecto, Ernesto Suárez, aseguró ayer que no habría enfrentamientos hoy pese a que, a su juicio, el quiere ‘‘sembrar preocupación'' en la población.

"No vamos a ir a buscar confrontación ni tampoco vamos a estar en actos provocativos'', afirmó Suárez en Trinidad.

No obstante, a lo largo de la pasada semana se produjeron enfrentamientos entre autonomistas y simpatizantes del gobierno en varias localidades de este departamento, unos incidentes que Suárez calificó de "problemitas''.

La Confederación Sindical de Colonizadores de Bolivia, simpatizante de Morales, anunció que bloqueará las carreteras de acceso a Beni y también amenazó con quemar urnas y destruir papeletas para impedir la votación en localidades como Yucumo y Riberalta .

El proceso autonomista de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija mantiene enfrentados desde hace meses a los prefectos de estas regiones, todos opositores, con Morales.

  Comentarios