América Latina

Las mafias infiltran el gobierno de Guatemala

El presidente de Guatemala, Alvaro Colom, aseguró el viernes que las mafias del crimen organizado infiltradas en las altas esferas de su gobierno son las responsables del espionaje descubierto en su contra.

"Hay un sistema del crimen organizado impresionante'', dijo Colom a la prensa al finalizar un acto oficial en la zona fronteriza con El Salvador, donde precisó que "esta gente [la mafia] está perdiendo totalmente las influencias que tenía en el sistema de seguridad'' del Gobierno.

Colom, que se reunió con el presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, aseguró que él personalmente dirige las investigaciones de las evidencias de espionaje descubiertas este jueves en la Casa Presidencial, sede del gobierno, y en su residencia particular.

"La situación es delicada. Yo personalmente estoy dirigiendo la investigación para que eso se aclare, porque es ilegal y hay que frenarlo'', y previó que "habrá una reacción de parte de quienes financiaron estas prácticas''.

Tras descubrirse los aparatos de alta tecnología que evidencian la intención de espiar a Colom y su esposa en sus dependencias oficiales y residencia privada, el presidente entregó la custodia de la Casa Presidencial al Ejército, para que realice un cateo en esas instalaciones en busca de más pruebas.

Colom también ordenó la búsqueda de este tipo de aparatos en los despachos de sus ministros y secretarios, y argumentó que "si en la Casa Presidencial metieron eso, qué no pueden hacer''.

Este escándalo le ha costado el cargo al titular de la Secretaría de Asuntos Administrativos y Seguridad (SAAS) de la Presidencia, Carlos Quintanilla, así como al jefe de la Secretaría de Análisis Estratégicos (SAE), Gustavo Solano, quienes se vieron forzados a presentar su renuncia inmediata.

Aunque Colom insistió en que ‘‘hasta ahora no hay indicios de la participación de Quintanilla en el espionaje'', el vicepresidente señaló que será la Fiscalía "la que determine si hubo o no participación suya en estos hechos''.

Ricardo Rosada, quien asumió como nuevo titular de la SAAS, según fuentes de la Presidencia, se dedica a reestructurar las filas de la SAAS, la entidad que él mismo creó en el 2002, y que tiene la responsabilidad de velar por la seguridad del presidente y su familia.

"La reestructuración de la SAAS tiene que pasar por la evaluación de sus agentes, porque creemos que por ahí se infiltraron los responsables del espionaje'', aseguraron las fuentes.

Además de la Casa Presidencial y el Palacio Nacional de la Cultura, miembros del Ejército y fiscales del Ministerio Público inspeccionan también los despachos de los ministros de la Defensa, Interior y Relaciones Exteriores.

Por su parte, el diputado y presidente del Parlamento, Arístides Crespo, haciéndose eco de la reco-mendación del mandatario Colom, ordenó al cuerpo de seguridad de ese organismo hacer una revisión en todas las instalaciones del Palacio Legislativo.

"Vamos a empezar en las oficinas de la Presidencia [del Parlamento] y en las jefaturas de comisiones para detectar si estamos siendo escuchados. Si esto está pasando en Casa Presidencial podría estar pasando en cualquier lado'', señaló Crespo a periodistas.

Las autoridades de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ordenaron, asimismo, a su cuerpo de seguridad revisar sus oficinas, en prevención de ser posible objeto de espionaje.

"No tenemos ninguna evidencia y hasta hoy no sospechábamos de esa posibilidad, pero vamos revisar para descartar cualquier situación'', indicó a la prensa el presidente de la CSJ, Rodolfo de León.

Por su parte, el vicepresidente guatemalteco, Rafael Espada, coincidió en que los grupos del crimen organizado se han infiltrado en las altas esferas del Gobierno para, por medio del espionaje, controlar sus pasos.

"Con técnicas sofisticadas, grupos deshonestos e inmorales llegaron a Casa Presidencial a espiar. Nosotros actuamos de conformidad con la ley y vamos investigar hasta llegar al fin'', aseguró Espada.

  Comentarios