América Latina

Hallan documentos sobre la represión de dictadura y de la "Operación Cóndor''

Documentos sobre perseguidos por la dictadura paraguaya y posiblemente de víctimas de la gobiernos militares del Cono Sur en las décadas de 1970 y 1980 fueron hallados hoy ocultos en un sótano de las antigua sede del Ministerio de Interior en Asunción.

Los documentos, con fichas policiales y fotografías de detenidos, fueron descubiertos tras demoler varios muros de un sótano del antiguo edificio que alberga actualmente dependencias del Ministerio de Interior y del Consejo de Gobernadores de Paraguay.

Las autoridades llegaron a los documentos con la colaboración del activista paraguayo y Premio Nobel Alternativo de la Paz 2002, Martín Almada, uno de los perseguidos durante la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-89) en Paraguay.

Almada fue el descubridor, en 1992, de un centro de torturas de la dictadura "stronista'' en Asunción de los denominados "Archivos del Terror'', documentos que demostraron la existencia de la denominada "Operación Cóndor'', un acuerdo de los regímenes militares de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay.

Dicho acuerdo buscaba eliminar y perseguir a disidentes políticos en las décadas de los 70 y 80.

El activista estuvo preso y fue torturado en reiteradas ocasiones durante la dictadura, y su esposa, Celestina Pérez, murió como consecuencia de las presiones sicológicas a las que fue sometida.

''Esto es parte de la 'Operación Condor'. De nuevo las víctimas hemos encontrado esto. Aquí fueron tirados argentinos, brasileños, chilenos, uruguayos'', dijo a periodistas Almada hoy en el lugar donde se hallaron los nuevos documentos.

El activista de derechos humanos precisó que el hallazgo se produjo en la antigua sede del Ministerio de Interior, donde en sus sótanos operaba una "sala de torturas'' para los opositores del régimen 'stronista'.

Explicó que llegaron hasta el sótano donde estaban los documentos, gracias a la información que le proporcionó hace tres meses un soldado que estuvo destinado en ese lugar durante la década de 1970.

Además, mencionó que contó con la cooperación del Gobernador del departamento de Misiones (sur), Víctor Pereira, quien la víspera recorrió las instalaciones del edificio luego de que Almada le diera detalles sobre el sótano oculto.

''Concretamente lo que pude tocar es un prontuario de los detenidos del Partido Comunista Paraguayo en 1970, donde figura fecha de detención y tiempo de detención'', indicó Pereira.

El gobernador, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), principal soporte político del jefe de Estado, Fernando Lugo, en el Congreso, aseveró que "las autoridades ya no tienen excusas para investigar y para procesar a aquellos que han matado a paraguayos por haber pensado diferente."

Las tareas de recuperación de los documentos, algunos muy deteriorados por la humedad, fue difícil debido a que el sótano estaba inundado.

Almada, por su parte, destacó que nuevamente han encontrado kilos de documentos, pero que tras las primeras demoliciones no hallaron restos óseos de algunos de los desaparecidos durante la dictadura 'stronista', cuyos familiares se agolparon ante el sitio allanado para tratar de obtener algunas pistas.

Las primeras informaciones, aún sin confirmar, indicaban que además de los papeles se había descubierto restos óseos en el edificio donde tenía su despacho el ministro del Interior de la dictadura, Sabino Augusto Montanaro.

El ex ministro huyó del país tras la caída de Stroessner en febrero de 1989 y desde marzo de ese año reside como asilado en Honduras.

La búsqueda de hoy fue acompañada por el viceministro de Seguridad del Ministerio de Interior, Carmelo Caballero, así como por agentes de la Fiscalía y por miembros de la Comisión de Verdad y Justicia (CVJ).

La CVJ, que se encargó de investigar los abusos contra los derechos humanos durante la dictadura de Stroessner, indicó en su conclusión divulgada el 28 de agosto pasado que al menos 59 personas fueron ejecutadas y otras 336 desaparecieron en Paraguay durante ese período.

Además, detalló que el número de perseguidos, registrados mediante 2.059 testimonios de supervivientes y familiares de desaparecidos, asciende a 128.076.

  Comentarios