América Latina

Oposición rechaza victoria sandinista en comicios municipales de Nicaragua

La oposición rechazó el lunes los resultados preliminares que dan como ganadora a la alianza del gobierno del presidente Daniel Ortega en las elecciones municipales del domingo, en tanto un alto líder del oficialismo aseguró que se ha triunfado "definitivamente‘‘en los comicios.

En Washington, el Departamento de Estado dijo que grupos nacionales de observadores y partidos de oposición "han informado de amplias irregularidades'' en las elecciones de Nicaragua.

Dos personas resultaron heridas de bala y otras dos resultaron contusas en incidentes aislados registrados en las calles de Managua, a donde algunos partidarios de la oposición chocaron contra grupos de oficialistas, según reportes policiales.

El titular del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas, difundió el lunes un tercer informe preliminar según el cual el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) ganaba 94 de las 146 alcaldías del país con un total de 843.144 votos.

La coalición encabezada por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), en la oposición, obtenía 46 alcaldías con una votación a su favor de 786.144, dijo Rivas pero no precisó el porcentaje total de votos escrutados, aunque en cada reporte que dio por departamento mencionó que se llevaban más del 90% de actas electorales contadas.

Según el informe, el FSLN ganó 11 cabeceras departamentales, incluyendo Managua, en tanto que el PLC obtuvo cinco.

Confirmó que el ex tricampeón mundial de boxeo Alexis Argüello, candidato oficialista a la alcaldía de Managua, tenía una ventaja de 51,3% de los votos contra el 46,45% del candidato liberal Eduardo Montealegre, cuando se había escrutado el 69,34% de la votación en la capital.

Rivas recordó que los candidatos inconformes con los resultados pueden "introducir los recursos que consideren convenientes''.

Edwin Castro, jefe de la bancada del FSLN en el legislativo, dijo a la AP que ‘‘definitivamente, hemos ganado, según nuestro conteo rápido'' al menos en Managua y la importante ciudad de León.

Montealegre denunció que el CSE sólo computó en sus informe las actas en las que ganaba el FSLN y por lo tanto "no puede declararse ganador hasta que se cuenten todas las actas''.

Montealegre y el presidente honorario del PLC, expresidente, Arnoldo Alemán (1997-2001) coincidieron en que los comicios "fueron un fraude'' y que su partido los "desconocía''. Alemán, purga una condena a 20 años de cárcel por corrupción.

El malestar se trasladó a las calles de Managua en donde se registraron manifestaciones de simpatizantes del candidato del PLC.

La vocera de la Policía Nacional, comisionada Vilma Reyes, reportó que dos jóvenes de 15 y 18 años resultaron herido de bala en una caravana que encabezaba Montealegre, quien poco antes en la sede de su partido se autoproclamó vencedor de los comicios.

La caravana se dirigía al CSE para entregar las actas de escrutinio que según el candidato demostraban su victoria.

Reyes agregó que dos personas más sufrieron golpes en una escaramuza a pedradas y garrotazos en el mismo sector. La televisión local mostró imágenes de refriegas en otros sitios de la ciudad, donde algunas personas blandían machetes y garrotes.

El ex guerrillero sandinista Edén Pastora, conocido como Comandante Cero, dijo a AP que debió disparar su arma al aire para ahuyentar a unos 500 partiarios de Montealegre que atacaron su casa a pedradas. "Me atacan cobardemente porque les duele que apoye, como sandinista, a este gobierno'', expresó el ex guerrillero de 72 años.

El portavoz del Departamento de Estado, Robert A. Woods, en declaraciones en Washington, apeló al artículo 23 de la Carta Democrática Interamericana, y pidió al gobierno de Ortega "asegurarse de que los resultados oficiales reflejen con precisión la voluntad del pueblo nicaragüense''.

Durante los comicios, los liberales denunciaron que ocurrían numerosas anomalías en muchas de las mas de 11.000 Junta Receptoras de Votos (JRV), pero Rivas señaló que se trataba de "hechos aislados'' y que "todo funcionaba con normalidad con raras excepciones''.

El vocero del PLC, Leonel Teller, dijo que entre las irregularidades detectadas estuvieron que muchos no votaron porque en las JRV decían que sus documentos estaban vencidos o deteriorados, hubo un ambiente hostil de intimidación o no aparecían en el padrón.

El CSE negó la acreditación a 30.000 observadores del grupo local Etica y Transparencia (EyT) que había participado en elecciones anteriores, los que se vieron obligados a realizar su trabajo fuera de los recintos de votación.

Tampoco invitó a observadores de la OEA y el Centro Carter, pero acreditó a 90 del organismo denominado Consejo de Expertos Electorales de América Latina (CEELA).

Eugenio Chica, uno de los observadores del CEELA, dijo al Canal 2 de la televisión local que ‘‘es muy difícil hablar de fraude'' y quienes lo denuncian "tienen que probarlo''.

Agregó que había observado unos comicios por lo general "tranquilos y transparentes'' y reconoció que el CSE "debió acreditar'' a observadores nacionales que han realizado ese tipo de labores anteriormente.

El CEELA presentará sus observaciones a las autoridades dentro de varias semanas, dijo Chica.

El director de EyT, Roberto Courney, expresó que en los comicios "hubo un profundo retroceso'' porque no hubo observadores indepedientes desplegados como en elecciones anteriores.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios