América Latina

Latinoamérica ganará más peso en nuevo orden financiero

Brasil, México y Argentina sentaron hoy las bases para ganar más peso en las instituciones financieras internacionales, un reconocimiento por parte de los otros líderes del G20 que supone un importante logro para Latinoamérica.

Los jefes de estado y de gobierno del G-20 se comprometieron hoy en Washington a reformar las instituciones creadas a raiz de la conferencia de Bretton Woods -el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM)- de modo que "reflejen más adecuadamente el cambio de peso económico en el mundo e incrementen su legitimidad y eficacia''.

En este sentido, los líderes de las naciones desarrolladas reconocieron en un comunicado que las economías emergentes y en vías de desarrollo, así como los países más pobres, "deben tener más voz y representación'' en esas dos instituciones, con sede en Washington.

En la misma línea, el G20 acordó que el Foro de Estabilidad Financiera (FSF), con sede en Suiza, amplíe "urgentemente'' su consejo a las economías emergentes, y recomendó a otras importantes organizaciones que "revisen cuanto antes'' su lista de socios.

En declaraciones a la prensa tras la cumbre, el presidente de México, Felipe Calderón, respaldó esa propuesta.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, calificó la cumbre del G20 de ‘‘histórica'' por cuanto representa un cambio en el panorama político mundial.

''Sólo puedo decir que el día de hoy es histórico. Salgo de la cumbre con la certeza de que la geografía política del mundo ha ganado una nueva dimensión'', indicó.

Brasil, al igual que otros países latinoamericanos, han reclamado durante años una mayor influencia en los foros e instituciones internacionales.

Durante la cumbre en Washington, los países emergentes también han logrado que los países avanzados admitieran que la crisis se ha generado en su terreno y no en las naciones emergentes y en desarrollo, como destacaron durante la cumbre Brasil, México y Argentina.

El G20 afirmó que políticos, reguladores y supervisores en "algunos'' países avanzados "no apreciaron y atendieron adecuadamente'' los riesgos que se acumularon en los mercados financieros, entre otros errores.

Señaló en el comunicado final del encuentro que "muchas economías de los mercados emergentes, que ayudaron a sostener la economía mundial en esta década, están experimentando aún un buen crecimiento, pero se ven cada vez más negativamente impactadas por la ralentización global''.

Tras intervenir en la cumbre, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner subrayó este hecho y destacó que "precisamente el disparador de la crisis y la falta de confianza se ha generado en la primera economía del mundo''.

La mandataria argentina consideró que la crisis "marca el fin de un ciclo político e histórico que tuvo como eje la autorregulación de los mercados y la desaparición del estado''.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, indicó que "la crisis no se originó en los países en desarrollo. Por el contrario, el dinamismo que ha tenido la economía global pudo sostenerse gracias a la vitalidad de las economías emergentes''.

Por ello, las medidas que se tomarán a partir de hoy para superar la crisis y evitar otras futuras, estarán dirigidas, entre otras, a apoyar los mercados emergentes y los países en desarrollo.

En este contexto, los países latinoamericanos presentes en la cumbre, junto a otros países emergentes y en desarrollo, han logrado que se incluya en el comunicado su demanda de ayuda para un mayor acceso a la financiación, incluso a través de instrumentos de liquidez y apoyo a programas económicos.

Brasil insistió durante la cumbre en la necesidad de que el documento incluyera una meta para terminar las negociaciones sobre la Ronda de Doha de liberalización comercial, antes de fin de año.

Calderón también consideró "indispensable'' que se dé un impulso "decidido'' a la conclusión de esas negociaciones comerciales.

La cumbre del G-20 también expresó la importancia de los Objetivos del Milenio, reafirmó el compromiso de ayuda al desarrollo y urgió a los países emergentes y en desarrollo a cumplir su parte en esas metas

Latinoamérica, junto a las otras economías emergentes y en desarrollo, hicieron oír su voz en la cumbre financiera de Washington, y dejaron claro que se les deberá oir más en el nuevo orden económico mundial.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios